PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Qué huellas nos dejará el Covid 19

Laura García García Coaching con Laura
12 May 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Volver a la normalidad tras un periodo de cuarentena tan duro y traumático como el que hemos vivido no podrá ser ni fácil ni rápido. Ya que, el COVID-19 marcará un antes y un después en nosotros y en la forma de relacionarnos con nuestro entorno.

Durante semanas nos hemos estado preguntando cuándo podríamos volver a la normalidad. Cuándo volveríamos a salir, a tocar, besar y abrazar. A comprar, correr y compartir momentos con amigos fuera de casa. Sin embargo, quizás no somos conscientes de que algunas cosas cambiarán y no volverán a ser como antes.

Porque, la realidad es que el COVID-19  nos ha dejado muchas huellas. Para algunos serán imborrables, como las huellas de un zapato en el cemento. Para otros, algo más liviano. Como las huellas de los pies sobre la arena que se van perdiendo con el paso del tiempo.

Sea como sea tu huella, todos y cada uno de nosotros debemos aprender de esta experiencia.

Cómo volver a la normalidad después del COVID-19 

1.- Procura mantener tu mente en el presente 

Sin intentar saber de antemano qué pasará. Cómo se harán las cosas o las consecuencias que tendrán a futuro.  Afronta cada día con los recursos y herramientas de los que dispongas. Siempre, confiando en ti y en tus habilidades.

Aunque sea diferente porque podamos salir a la calle, el escenario seguirá teniendo un alto componente de incertidumbre. Por lo que será fácil que te dejes llevar por el pensamiento general de caos. Maneja ese pensamiento para evitar que se apodere de ti. En este artículo, puedes consultar algunas de las técnicas para manejar las preocupaciones.

Sin duda, es muy importante no ponerse una fecha tope. No crearse expectativas de cómo o cuándo volveremos a “la normalidad”. Las expectativas no cumplidas dan paso a la decepción y la frustración. Aumentando así la ansiedad ante la situación. Plantéate que la vuelta será más larga de lo previsto y sigue viviendo el día a día.

2.- Practica el pensamiento creativo 

Muchas personas habrán perdido sus trabajos y les tocará reinventarse. Deberán tirar  de creatividad y adaptarse a las nuevas condiciones.

Aceptar que las cosas han cambiado te ayudará a buscar soluciones ante  el escenario que se plantee delante de ti. Verás como la tristeza por la pérdida, será la emoción que te ayudará a hacerlo. En este momento, enfadarse no tiene sentido. Y, tampoco, te aportará nada.

Aprovecha el tiempo en buscar opciones creativas o reinventarte. Puedes hacer eso que siempre has querido. Aquello en lo que te habría gustado trabajar y… ahora prepararte para ello. No te dejes llevar por el exterior. Busca tu objetivo y enfócate en él.

3.- Sigue manejando y gestionando las emociones 

El miedo, la ansiedad, el estrés y la depresión, serán emociones que nos seguirán acompañando y que harán que nos cueste bajar la guardia.

Como es previsible, el miedo seguirá estando presente en aquellas personas que pertenezcan a la población de riesgo. A ellos, me gustaría transmitirles que es importante que sigan las recomendaciones y medidas de prevención que se hayan dictado. Y que continúen practicando las mismas medidas de cuidado emocional que han realizado durante el confinamiento. Entre otros, ejercicios de relajación, conexión con los seres queridos y mantenerse ocupados.

Muchas personas podrán manejar estas emociones sin necesidad de ayuda profesional. Pero habrá otras que se sientan totalmente abrumadas y paralizadas por ellas. A estas últimas las animo a que no tengan reparo en pedir ayuda. Porque, hacerlo es signo de valentía y resiliencia. Y no de debilidad.

El estés y la ansiedad dejarán paso a la depresión entre el personal sanitario y los profesionales que nos han sostenido durante la crisis. Es por tanto, el momento de devolverles ese gran esfuerzo que han realizado durante semanas. Y de ayudarles a recuperarse. En estos casos, el acompañamiento profesional será fundamental.

El COVID-19 dejará incertidumbre por el cambio de vida que ha creado. Además de por las secuelas emocionales que ha dejado en los enfermos a causa de los momentos vividos. Hay miedo en la población de riesgo. Y duelos en los que han sufrido pérdidas personales. Estas emociones serán una realidad para muchos. Por lo que será necesario gestionarlas correctamente.

Pero… ¿cómo lograrlo? Con aceptación. Y, sobre todo, con mucho amor y solidaridad hacia nosotros mismos y hacia aquellos que nos rodean.

Es fácil pensar que las huellas del COVID serán negativas. Sin embargo, en otras ocasiones y circunstancias adversas, el ser humano ha demostrados que tiene una gran capacidad de adaptación, fortalecimiento y aprendizaje. Por lo que, estoy convencida de que saldremos reforzados.

Durante semanas hemos aprendido a ser más creativos, pacientes, solidarios y humanos. Esta huella también permanecerá en nosotros. Y, ojalá, tras volver a la normalidad, perdure para siempre.

Laura García

Psicóloga & Coach

www.coachingconlaura.com

Publicidad
Publicidad