PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Andale, Andale, la importancia de caminar

Bibiana Badenes Inteligencia Corporal
28 May 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

9000 kilómetros mas, ándale, ándale.

Cuando empecé el blog te comenté que iba a escribir no solo de temas relacionados con la Fisioterapia sino de todo lo que concierne a la salud y a nuestro bienestar desde el cuerpo, la psicología, la biología, la cultura, el movimiento, la danza, la educación y desde mi experiencia vital que engloba todo lo anterior y también de los temas que me vais pidiendo. 

Acabo de llegar de México y he buscado la distancia que hay entre España y México y casualmente es la cifra de la que hoy te voy a hablar : 9000 kilometros.

Últimamente me vengo haciendo una reflexión, ¿las ciudades que construimos son para que las habiten los niños y los mayores? pues francamente creo que no, el estrés que conlleva el manejarse por una ciudad solo con el ruido y el tráfico nos hace enfermar.
Hoy hablaré en concreto de los niños. 

Ir caminando al colegio 

Estamos construyendo ciudades para que circulen los coches y que pueda haber cada vez mas tráfico, creyendo que esto es un indicador de calidad de vida, pues yo no lo tengo tan claro.

¿A qué edad empezaste ir tú solo al colegio?

Creo que a los 8 años ( quizás antes), acompañada de mi hermana.

En los estudios sobre la infancia en las ciudades, se coincide que el 70% del alumnado de primaria no va nunca solo al colegio y del 30%, que va alguna vez solo, sus familias señalan que únicamente los dejan ir cuando tienen mas de 12 años.
El número de niños entre las edades de jardín de infancia y segundo de la E.S.O que caminan al colegio ha caído drásticamente. 

Me gustaría sentarme con algunos políticos para darles algunas ideas para mejorar los espacios comunes para que se transite por las aceras con menos peligro. Se que no es fácil porque cada vez que se peatonaliza una calle en una ciudad hay criticas por todas partes y esto debería ser consensuado por toda la comunidad. El camino a la escuela debería ser una prioridad para nuestros gobernantes, entender la importancia de que los niños que se harán adultos, crezcan en un entorno favorable, mas seguro y no solo darles una educación vial. El ir caminando a la escuela es también un aprendizaje de nuestro entorno y cultura, mejora las relaciones, la responsabilidad y la autonomía,, y seguro que esto nos llevara a ser mejor ciudadanos. Cuando íbamos al colegio, mientras caminábamos también jugábamos y el juego es, seguramente, la experiencia más importante en la infancia y no solo de esta etapa. Sin esta experiencia se dificulta el desarrollo de las capacidades cognitivas y se pueden desarrollar trastornos de atención.

¿Qué le reporta a un niño el poder ir caminado a la escuela?

Según la O.M.S ( Organización mundial de la salud) la actividad física diaria debe ser aceptada como la piedra angular de un estilo de vida, y que mejor forma que caminar.
El poder caminar a la escuela aumenta la actividad física que hacen los niños y también crea un sentido de comunidad. No se trata de que vayan antes de los 8 años solos al colegio, pero si con sus acompañantes ( incluso propondría en la ciudades pequeñas acompañantes para grupos organizados que no necesariamente tienen que ser los familiares) puedan ir aprendiendo para que cuando vayan solos puedan ir de una manera saludable.
Además ya que los niños pasan muchas horas sentados en el colegio, el caminar les da la posibilidad de moverse y poder conectarse con su corporalidad y así disminuir el riesgo de sufrir obesidad infantil entre otras cosas.

He calculado que he caminado solo yendo al colegio hasta los 17 años unos 9000 kilómetros más que mis hijos , este caminar no fue un castigo, todos tenemos memorias de ese camino escolar.
Todo esa motricidad que vamos adquiriendo nos afecta no solo en la parte física sino también en la emocional, mental y social, cuando hablamos de niños con poca autoestima, que se frustran con facilidad, que no tienen paciencia y lo quieren todo ya, luego ya de adultos se les dice que no son resilientes y se pasan haciendo cursos de auto ayuda, ¿de qué estamos hablando?. ¿Creemos que todo esto se construye leyéndonos un manual?.

Barrow, al estudiar la motricidad del ser humano nos dice: “El niño es un organismo motor sensorio-perceptivo. Si los niños aspiran a sobrevivir, crecer y desarrollarse en su entorno medioambiental y social, tienen que procesar la información que les llega a través de los órganos sensitivos. En primer lugar deben actuar, a fin de subyugar las fuerzas del universo y, seguidamente, procesar la información de que disponen. Sin embargo, solo serán capaces de realizar estas tareas en la medida en que los patrones de movimiento se hayan desarrollado adecuadamente. Por consiguiente, deben moverse para aprender y deben aprender a moverse a causa de los estímulos, tanto externos, procedentes de las energías que les rodean, como internos, provistos de la retroalimentación de su propia naturaleza singular”.

Si el niño no camina no integra todos los patrones necesarios para ese desarrollo.
El ir caminando la colegio en la medida que sea posible debería forma parte de la educación infantil. Esta independencia a dosis pequeñas nos ayuda incluso a conocer el mundo y prepararnos a vivir bien y adecuadamente.

Ya lo decía Rousseau “¿Queréis cultivar la inteligencia de vuestro alumno? Cultivad las fuerzas que esa inteligencia debe gobernar. Ejercitar continuamente su cuerpo, hacerlo robusto y sano para hacerlo sabio y razonable; que trabaje, que actúe, que corra, que grite, que esté siempre en movimiento, que sea un hombre por el vigor y pronto lo será por la razón”.
Nosotros los adultos vemos el pasear como un regalo o un placer , pero para los niños es una necesidad.
Date un paseo por tu ciudad y reflexiona sobre los diferentes obstáculos con los que te vas encontrando como adulto, así podrás luego imagínarte lo que supone para un niño.
Entre todos hagamos las ciudades mas sanamente habitables. 

Ándale , Ándale .

Que tengas un buen día

Hasta el próximo post
Bibiana

Publicidad
Publicidad