PREVIOUS_POST
NEXT_POST

3 maneras de conseguir dinero para reformar tu casa

Comparador HelpMyCash La portada financiera
30 Jun 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Si hay que estar en casa, mejor tener una vivienda a nuestro gusto. Esta es la conclusión a la que han llegado muchas familias tras casi tres meses de confinamiento, un tiempo más que suficiente para encontrar defectos escondidos. Sin embargo, no es común tener ahorrado el dinero que se necesita para acometer una reforma integral del hogar, ya que suelen ser muy costosas (podrían superar los 30.000 euros). Por eso, desde el comparador financiero HelpMyCash.com analizamos las tres opciones más frecuentes para financiar el deseo de tener una cocina más amplia, un baño renovado o un salón de revista.

1- Hipoteca tu casa

Una de las posibilidades para financiar la reforma sería pedir una hipoteca. Por una parte, si la casa está libre de cargas, pedir un préstamo hipotecario podría ser una de las maneras más económicas de conseguir el importe necesario. En estos momentos, es posible conseguir hipotecas variables con un diferencial que ronda el 1% y préstamos hipotecarios a tipo fijo desde el 1,50%.

Este podría ser el caso de la Hipoteca Freedom de Banco Mediolanum, un producto con un interés de euríbor más 1,05% pensado para obras y reformas, entre otras cosas. Eso sí, los dos requisitos para conseguir este tipo de interés son: domiciliar la nómina y contratar un seguro de vida. Además, habría que tasar la vivienda, un coste que puede oscilar entre los 250 y los 500 euros.

Si la casa ya estuviera hipotecada, por otra parte, sería posible pedir un préstamo hipotecario nuevo con una doble finalidad: cancelar el actual y financiar la reforma. En este caso, a la tasación habría que sumarle el coste de la cancelación. Una de las pocas entidades que ofrece esta opción es Hipotecas.com, a través de la Hipoteca Suma. Con un interés del 1,49%, este producto ofrece una carencia de capital hasta que finalicen los trabajos en la casa y no requiere vinculación de ningún tipo.

2- Amplía tu hipoteca

Si la vivienda ya está hipotecada y las condiciones de financiación son buenas, otra opción pasaría por negociar una ampliación de capital con el banco. Para eso, habría que asumir los costes de una novación. Lo habitual, en estos momentos, es que las entidades no financien más allá del 80%, por eso, cuanto menos saldo pendiente haya, más opciones tendrá el cliente de conseguir su objetivo.

Además, en el escenario de incertidumbre actual, las entidades están asumiendo menos riesgo y son más exigentes que antes de la pandemia. Esto significa que, para tener más posibilidades de conseguir un capital extra, lo ideal sería no haber sufrido los efectos de la crisis causada por la covid-19: conservar el empleo y trabajar en un sector fuerte, tener unos ingresos recurrentes y estar al día con los pagos de las cuotas.

3- Pide un préstamo personal

Aquellos que necesiten un importe reducido (la banca no suele conceder hipotecas por menos de 30.000 euros) y no tengan una hipoteca en vigor que puedan ampliar, pueden solicitar un préstamo. A diferencia de las dos opciones anteriores, aquí no sería necesario hacer una tasación. Eso sí, tienen un tipo de interés que podría duplicar el precio de las hipotecas

En la práctica, si la reforma ascendiera a unos 30.000 euros, el coste total de un préstamo personal financiado a 10 años con un interés del 7% podría rondar los 11.800 euros; mientras que el coste de total de la financiación con una hipoteca al 1,50% se reduciría en varios miles de euros (sin contar la tasación y la comisión de novación o los gastos de cancelación si los hubiera). 

Publicidad
Publicidad