PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Qué son los gastos hormiga de la hipoteca y cómo evitarlos

Comparador HelpMyCash La portada financiera
12 Jun 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

En el ámbito de las finanzas personales, los llamados gastos hormiga son aquellos pequeños gastos a los que no prestamos mucha atención y que, a la larga, nos pueden costar un buen dinero. Generalmente, se utiliza este concepto para referirse a desembolsos cotidianos (como el café de todos los días, el tabaco, etc.), pero si lo aplicamos a la contratación de un préstamo hipotecario, descubriremos que hay varias pequeñas comisiones y otros cargos que, aunque pasen desapercibidas, nos harán pagar una buena suma con el paso de los años. Desde el comparador online de hipotecas HelpMyCash.com explicamos a continuación cómo podemos identificarlos y, sobre todo, cómo los podemos evitar. 

Que el banco no pida la nota simple por ti

El primer gasto hormiga que puede tener una hipoteca es uno que hay que pagar antes incluso de contratarla: el precio de la nota simple de la vivienda. El banco necesita este documento para conocer los datos del inmueble, sin los que no puede tramitar la aprobación de nuestra solicitud. En muchos casos, la propia entidad se ofrece a pedirla por el cliente y le cobra, por el servicio, una tarifa que puede superar los 20 euros

Sin embargo, la solicitud de la nota simple la podemos hacer nosotros mismos a través de una plataforma online que el Registro de la Propiedad pone a disposición de sus usuarios. Hacer esta petición por nuestra cuenta en vez de dejar que el banco se encargue sale mucho más barato, pues el Registro nos cobrará un pequeño cargo que no llegará a los 10 euros

Ojo con la comisión de la cuenta asociada

Otro gasto hormiga importante es la comisión de mantenimiento que el banco nos puede cobrar por la cuenta que usaremos para pagar la hipoteca. Por ley, la entidad está obligada a indicar su precio en la documentación que nos dará antes de que contratemos el préstamo, pero entre tanta letra pequeña se nos puede pasar por alto. De media, este cargo suele costar entre unos 30 y unos 70 euros al año

Por lo tanto, es importante que leamos bien toda la información que nos proporcione el banco para saber si tendremos que pagar esta comisión y cuánto nos costará. En caso de que nos la incluyan, podemos pactar con la entidad para que no nos la aplique, aunque es posible que nos pida algo a cambio (como mantener la nómina domiciliada, por ejemplo). 

Otra opción, si no queremos preocuparnos por este gasto, es contratar directamente una hipoteca que tenga una cuenta asociada gratuita. En ese sentido, hay diversos bancos, muchos de ellos online, que no nos cobrarán ni un euro por este concepto. De hecho, incluso hay entidades como Hipotecas.com que permiten pagar las cuotas de la hipoteca desde la cuenta de cualquier banco, lo que nos da libertad para elegir una cuenta que sea gratuita.

Vigila los gastos de mantenimiento de los productos combinados

Para terminar, también hay que fijarse bien en los gastos de mantenimiento de los productos que haya que contratar para que la hipoteca tenga un buen interés: las comisiones de mantenimiento de las tarjetas, las de los planes de pensiones, etc. Aparte, claro está, de las primas de los posibles seguros que firmemos junto al préstamo, como el de hogar o el de vida. Conjuntamente, todos estos cargos podrían costarnos varios cientos de euros al año.

Como en el caso anterior, si no queremos pagar nada por este concepto, siempre podemos contratar una hipoteca que no incluya productos asociados. Eso sí, si lo hacemos, deberemos suscribir obligatoriamente un seguro de daños con la compañía que elijamos, así que conviene comparar los precios que nos ofrezcan varias aseguradoras para escoger la póliza que nos salga más barata.

Publicidad
Publicidad