PREVIOUS_POST
NEXT_POST

10 tips para disfrutar viajando sola

Diana P. Morales Más vale ciento volando
24 Jun 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Viajar sola es una experiencia gratificante, sorprendente y única. Desgraciadamente, aunque estamos ya en el siglo XXI una mujer que viaja sola sigue siendo algo inusual, demasiado -cada vez que yo lo hago siempre encuentro que la gente reacciona con sorpresa. Y muchas conocidas y amigas me dicen que no se atreven.

Es una pena: es un viaje como ningún otro, un viaje que te lleva no solo a un país distinto, sino a espacios fuera de tu zona de confort. Viajar sola es un placer, una aventura, un reto apasionante. Una forja de auto-afirmación, un  viaje al interior de ti misma, a ese lugar lleno de fuerza, serenidad, confianza que llevamos siempre dentro de nosotras -aún sin saberlo. 

Si nunca has viajado sola, te lo recomiendo encarecidamente. Anímate con un viaje corto, de fin de semana, a algún lugar cómodo y no muy lejano. Seguro que repetirás la experiencia. 

Os dejo diez consejos para disfrutar al máximo la aventura de viajar sola. Y al final del artículo dejo enlaces de interés para todas aquellas que os animéis este verano, que espero que seáis muchas :-)

(Nota: estos consejos están pensados para viajar a Europa. Si planeas viajes a lugares más recónditos o menos seguros, busca consejos específicos)

1. INFÓRMATE DEL LUGAR

Este es un paso previo siempre que vas de vacaciones, pero más aún si vas sola. No solo busques información de los lugares turísticos o museos, sino también de detalles como el tipo de barrio en el que vas a estar, la seguridad de la zona, precios... Puedes visitar foros de viajeros o de expatriados (migrantes de tu país que viven allí) en los que seguramente vas a encontrar mucha información en tu idioma o en inglés. Pregúntales todas tus dudas. En esos foros todos son viajeros y son increíblemente serviciales.

2. HAZ CONTACTO, PREGUNTA A LO LUGAREÑOS

Hazte colega de conserjes, vecinos, tenderos, compañeros de camarote... Pide ayuda si lo necesitas.

Viajar sola no significa que vayas a estar sola. En absoluto. De hecho, puede abrirte las puertas a conocer a muchísima más gente de la que hubieras conocido si hubieras viajado con alguien más.

Sé abierta, charla, comunícate y no tengas reparo en pedir ayuda -siempre educadamente. Precisamente viajar sola te va a dar la oportunidad de darte cuenta de lo acompañados que estamos en el mundo: habrá mucha gente que te echará una mano, charlará contigo y será muy amable. Disfruta. Encontrarás, seguramente, alguna otra mujer que viaje sola como tú y descubrirás una simpatía natural, una especie de sentimiento de comunidad entre vosotras. 

3. SÉ PRUDENTE (QUE NO MIEDOSA)

La mayoría de los consejos que se suelen dar a mujeres que viajan solas en otros artículos suelen estar centrados en la prudencia. Y es cierto que hay que ser un poco prudente. Pero cuidado, tampoco hay que pasarse, no hay que llegar al extremo de ser miedosa. Recuerda que moverte por la mayoría de los países de Europa no implica muchos riesgos.

Está bien que te informes bien de las zonas y barrios que vas a visitar, por ejemplo, o tener a mano un número de teléfono de emergencia, o quizá llevar algo de dinero suelto fuera del bolso, por si las moscas. Pero también tienes que viajar relajada y divertirte. Lo más probable es que no te ocurra nada.

Como norma, yo diría que lo mejor es ser un poco más prudente que en nuestra propia ciudad: estamos en un país que no conocemos bien, hablando en un idioma que no es el nuestro, y dentro de una cultura de la cual no conocemos bien sus códigos. Si, por ejemplo, en tu ciudad eres de las que te gusta ir de fiesta y perder el control a base de alcohol hasta el amanecer, en otro país quizá sería mejor no hacerlo -quién sabe dónde puedes acabar. Pero eso no significa que no salgas por la noche a un pub céntrico y te tomes unas cervezas o una copa. Por supuesto que sí.

Publicidad
Publicidad