PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Redes

Julia Benito Panorama desde la silla
5 Feb 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Redes Cuándo pienso en una red, la primera imagen que me viene, es una red de pescar en la que enredaremos a un montón de peces. Pero también en esa red de los malabaristas que se pone por si falla el número circense y hace que la caída no sea mortal. Son, tal vez, las dos caras que tienen las redes y relaciones sociales de nuestro entorno. Cuándo tenemos problemas, o necesidades, o situaciones positivas, necesitamos compartirlas, apoyarnos en alguien. Las redes sociales ahora constituyen ya La gran red de comunicación e información en dónde apoyarnos, informarnos, conocer nuestro entorno. Sin embargo, esto no sustituye a las redes más cercanas, familiares, laborales, de amistad, el contacto cara a cara. Ante cualquier problema, personal, familiar, el tener gente cercana que te habla de su experiencia, de situaciones que vives como nuevas, de consejos, resulta reconfortante. Orientación como trabajador, como empresario, todo esto llega a la administración que se hace abierta, siempre conectada con los posibles usuarios, nuevas iniciativas y experiencias que conectan a gente en situación de soledad con círculos de apoyo. Búsqueda de amistad, de pareja, compartir hobbies, viajes. Experiencias vecinales en que cada uno ofrece su trabajo o su tiempo, dentro del barrio, Experiencias municipales en las que se participa personal o telemáticamente, se solicita, se habla de necesidades detectadas en el lugar en el que vives. La sociedad se convierte en una gran red que bien utilizada, puede cubrir como una manta que nos arropa. Todo ello sin olvidar el contacto humano, que puede conseguirse también a través de la red. El lado oscuro también tiene sus peligros, poder destruir reputaciones con fake news , con el ciberbulling, o con los haters, ciberdelincuentes, el peligro se hace mayor y también el daño . Las relaciones humanas són así. Ante una sociedad más compleja, las respuestas también lo són. Hasta el más perdido pueblo busca su conexión a internet para estar en relación con los servicios cercanos y más alejados. Además, aunque en algunos casos pueda resultar agobiante, tenemos siempre la opción de desconexión cuándo realmente estemos saturados, o hartos. O vivir alejado de eso como decisión vital, siempre ha habido anacoretas. Lo bueno de todo esto es que el mundo de posibilidades está abierto, y cada vez aumentan las app, y las acciones posibles. Su regulación también tendrá que ir paralelo con todo ello.

Publicidad
Publicidad