PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cómo cambiar la tendencia cuando estamos muy negativas

Judit Izquierdo Psicología femenina en la empresa
4 May 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Todas nos hemos levantado alguna mañana sin ganas  de acudir al trabajo o a clase. A veces ni si quiera tenemos ganas de salir a tomar algo con nuestros amigos. Todas pasamos por etapas de negatividad en nuestra vida. Ya sea en el ámbito académico, laboral o incluso personal. Nos encontramos con momentos en los que nos sentimos estancadas, sin ganas de ni fuerzas para seguir adelante en el camino y nos somos capaces de encontrar nada que nos motive a continuar avanzando en una dirección.

En estos momentos nos hundimos en la pereza, la apatía, la negatividad y no encontramos esa “chispa” que nos ponga las pilas para seguir actuando. Cuando esto ocurre no existe mejor medicina que la propia motivación que nosotros nos podemos generar: la automotivación.

Automotivarse es darse a uno mismo razones, entusiasmo e interés para generar acciones y comportamientos. Se trata de influir en nuestro estado de ánimo y producir la energía vital suficiente para llevar acabo esfuerzos y alcanzar nuestros objetivos o metas.

¿Cómo se consigue? Aquí tenemos algunos consejos que nos ayudarán a desarrollar la automotivación:

Fijar un objetivo

Hay que tener un objetivo en mente. Un objetivo claro, que podamos visualizar, concretar e incluso escribirlo si fuera necesario. Se trata de establecer que aquello que nos hará movernos y por lo que deberemos tener una convicción absoluta.

Dividir el objetivo en pequeñas fases

Lograr pequeñas metas nos producirá una satisfacción que conseguirá mantenernos con fuerza e ilusionados. Alcanzar estos objetivos durante el camino reforzará la confianza en ti mismo. No es sencillo, si te sientes más cómodo un poco de ayuda externa, confía en un psicólogo experto o prueba cómo te ayuda la terapia online.

Soñar en grande

El conformismo sólo lleva al fracaso y es símbolo del temor que tenemos a enfrentarnos al cambio. Una persona ambiciosa conseguirá cosas buenas, mejorará su vida. Visualizar nuestras metas como desafíos y enfréntarlas con pasión. Como le decía Alfredo a Totó en Cinema Paradiso: “Hagas los que hagas, ámalo como amabas la cabina del Paradiso.”

Huir de las comparaciones

Siempre habrás personas mejores y peores que nosotros, pero a los únicos que debemos superar es a nosotros mismos. Compararnos con los demás es signo de nuestra falta de autoestima. Debemos concentrarnos en nosotros mismos y en lo que podemos hacer para alcanzar nuestros objetivos. Conseguir nuestra mejor versión será lo que nos mantendrá vivos.

Alejar los pensamientos negativos

Todo lo que sucede en nuestra mente no depende de nadie más que de nosotras mismas. Pensar en positivo, aprovechar nuestras fortalezas y trabajar para mejorar nuestros débiles nos ayudará a encontrar soluciones y actuar. La actitud es un clave fundamental y sin optimismo estamos perdidos.

Ser tolerable

En el camino todos nos equivocaremos alguna vez. La solución no es martirizarnos y lamentarnos con nuestros errores, sino tratar de aprender de ellos. La autoaceptación es necesaria para conseguir una autoestima sana. Esto pasa por aceptar nuestras equivocaciones, nos juzgarnos a nosotras mismas. Es un paso indispensable que nos ayudará a aprovechar nuestras cualidades al mismo tiempo que trabajamos para mejorar nuestras limitaciones con una actitud positiva.

Tomarse un respiro

Dentro de todo este proceso es necesario reinventarse una y otra vez. Debemos pararnos a pensar, a analizar de dónde venimos y hacia dónde vamos. Las personas somos seres cambiantes y con ello cambian nuestros objetivos, nuestras metas. Hay que hacer una parada de vez en cuando, ver en qué punto del camino estamos, qué ha cambiado y hacia dónde debemos continuar.

Este artículo es una colaboración de la psicóloga Graci Molines con Siquia. Si buscas consejo o asesoramiento, déjale una consulta en su web. :)

Publicidad
Publicidad