PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Los beneficios de perder el tiempo

Judit Izquierdo Psicología femenina en la empresa
18 Nov 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Vivimos en un mundo y una época marcados por la competitividad, por el afán de productividad y una lista interminable de cosas que hacer. Estas situaciones muchas veces nos generan estrés y mal humor haciendo que nos sintamos agobiados y culpables si no hemos aprovechado nuestro tiempo al máximo. En realidad, el hecho de llevar una vida amoldada a cumplir una serie de tareas concretas a raja tabla nos proporciona una rutina aburrida con la que seguramente no podamos alcanzar al felicidad.  

Hoy estamos aquí para contarte que hacer un alto en la cotidianidad y perder el tiempo es satisfactorio y necesario, por lo que puede aportar una serie de beneficios. Hemos de tener en cuenta que mientras transcurra el tiempo nunca podemos hablar de pérdida ya que siempre o casi siempre va a conllevar un aprendizaje. Debemos encontrar un equilibrio entre los momentos o periodos de productividad y los descansos para poder hacer efectivos los beneficios de perder el tiempo.

No debe importarte dormir más de la cuenta, demorarte dando un gran paseo o distraerte mirando por la ventana ya que son experiencias necesarias que nos apartan de la realidad y nos invitan a una reflexión tan necesaria como el trabajo. No obstante, otras actividades como interrumpir continuamente nuestras tareas consultando sitios web o chateando con amigos no contribuirán ni a nuestra productividad ni a nuestra felicidad.

Michael Guttridge, un psicólogo centrado en el comportamiento en el lugar de trabajo dijo: “Hay una idea que de que siempre hemos de estar disponibles, trabajar todo el tiempo. Es difícil salir de eso e ir al parque”. Con esto quiere decir que debido a la idea de trabajo sin descanso que tiene la sociedad podríamos estar perdiéndonos los beneficios tanto sociales como personales de dedicar tiempo a nosotros mismos por muy absurda que parezca nuestra actividad.

¿Cuáles son estos beneficios?  

Uno de los principales beneficios de perder el tiempo es que se potencia tu capacidad creativa ya que estás improvisando lo que haces en ese determinado momento. Además aumentas tus descansos y reduces el estrés tomándote la vida con otro ritmo. Podemos tomar distancia de aquello que nos preocupa, evitar que nos saturemos y dejar a un lado los problemas que consideramos un carga.

Así mismo perder el tiempo nos permite vivir distintos momentos con las personas que nos rodean y relajar el cuerpo para prepararlo en función a la siguiente actividad productiva que tengamos que realizar. Estos espacio en blanco nos permitirán reorganizar nuestras ideas y coger impulso para llevarlas a cabo distinguiendo además lo que es importante de lo que es urgente. Debemos atrevernos a vivir ciertos momentos sin las condiciones que marca el reloj priorizando el propio ritmo que fija el corazón.

Perder el tiempo será un buen método para otorgar equilibrio a la balanza de nuestras emociones dándonos calma fundamental para combatir la ansiedad que puede rodearnos diariamente. El tiempo sin hacer nada inconscientemente es tiempo utilizado para conocerse a uno mismo y organizar quienes somos y quienes queremos llegar a ser. Como decía Guttridge: Perder el tiempo es recargar la batería y desordenar”. Se trata de una necesidad básica que satisfacer ya que al final de un día repleto de actividades todos necesitamos no hacer nada. Deberíamos aferrarnos a esos momentos y verlos como un tiempo empleado en construirnos.

¿Cómo se puede perder el tiempo?

Perder el tiempo y que nos proporcione una serie de beneficios tiene varios caminos y desde Siquia te proponemos alguno. En primer lugar y como más importante, pensar, darle vueltas a los temas que te apasiones, hacerte preguntas, conócete. Puedes sentarte, relajarte, tomarte un café y saborearlo sin preocuparte por nada, sin pedirlo para llevar, simplemente disfrutarlo.

Esto puedes aplicarlo a cualquier proceso. Si haces un viaje no estés ansioso por llegar, también puedes ser feliz viajando sin pensar en el tiempo que queda para pisar tu destino.

La música puede ser una vía perfecta para perder el tiempo. Saborea la letra de tu canción favorita, cantala en el sofá sin hacer nada más, solo sintiéndola.

Canta en la ducha, en el coche, duerme una hora más de siesta, ¿que mas da?. Disfruta de un baño relajante, dedica un fin de semana a ti y a tus asuntos.

La meditación y el mindfulness deben estar presentes siempre. Puedes realizar ejercicios de 20 minutos que te ayuden a desconectar. Aprende a disfrutar de la soledad, de las conversaciones internas, de la pausa y la calma. No aproveches espacios libres para recoger u ordenar, túmbate y respira. Si tienes una mascota no te limites a sacarlo a pasear, disfruta simplemente acariciándolo.

El hecho de saber aprovechar la falta de actividad va a contribuir muy positivamente a tu estado de ánimo, a tu felicidad y a la transmisión de la misma a los tuyos. Dale una pausa al reloj cada día y entiende que la vida no es solo productividad, que también es descanso. Aprende a convertir el tiempo perdido en tiempo ganado, pero para ti.

Si necesitas un poco de ayuda, consulta a un coach o un psicólogo y todo será más fácil. 

Este artículo es una colaboación de Ariadna Hernando con el portal de psicología online Siquia.com

Publicidad
Publicidad