PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Es hora de renovar tu colchón

Elison Evan Expert Reviews
23 May 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Ahora que estamos pasando más tiempo en casa que en mucho mucho tiempo, es posible que hayas podido (¡por fin!) recuperar horas de sueño. Sin embargo, precisamente por eso puede que hayas notado que, a pesar de estar durmiendo más horas, la calidad de tu descanso en general no es mejor. 

Es muy importante saber cuándo renovar el colchón. Todos hemos oído decir que debemos cambiarlo cada diez años, pero esto es simplemente una recomendación general. En realidad, cada colchón tiene unas características diferentes y, según el mantenimiento que le des, tu colchón podría llegar a durarte más de diez años. 

Por qué cambiar tu colchón es importante

Los colchones se desgastan por el uso. Un buen mantenimiento puede alargar la vida útil de tu colchón, pero lo cierto es que, tarde o temprano, tendrás que cambiarlo.

A pesar de que los nuevos materiales utilizados en la fabricación de colchones son increíblemente flexibles y resistentes (la memory foam o el látex, por ejemplo), siguen siendo susceptibles de sufrir desgaste y atrapar suciedad a lo largo de los años. Esto puede resultar en incomodidad al dormir, sí, pero también en problemas de salud.

Así que, ¿cuándo deberías renovar tu colchón? He aquí unos consejos para decidir si tu colchón puede aguantar unos cuantos años más o si deberías ir pensando en comprar un sustituto. 

Cómo saber cuándo renovar tu colchón

1. Descansas mejor en otros colchones

Las camas de los hoteles tienden a ser increíblemente cómodas (un pequeño capricho para el viajero cansado), pero si te das cuenta de que en cama ajena duermes mil veces mejor que en tu propio colchón, es síntoma de que quizás tu colchón actual es demasiado antiguo.

2. Tu colchón está visiblemente hundido o deformado

Con el uso, el peso de tu cuerpo puede acabar dejando su huella en el colchón. Lo malo es que un colchón hundido no podrá mantener la curvatura natural de tu columna vertebral, obligándote a dormir en una postura deformada que puede generar dolores de espalda. 

3. Te cuesta encontrar la postura perfecta para dormir

Hay épocas de la vida en las que por estrés nos cuesta un poco más caer dormidos. Sin embargo, también podrías estar encontrando dificultades para dormir debido a un colchón en mal estado. 

Si no tienes mayores preocupaciones que de costumbre pero te cuesta más dormir o te despiertas varias veces durante la noche, es probable que debas cambiar tu colchón.

4. Te levantas con dolores de espalda o cervicales

Como ya hemos mencionado, un colchón viejo puede no aportar la estabilidad necesaria para tu cuerpo por las noches, generando dolores de espalda, de cervicales y de cabeza entre otros. Por eso si te levantas dolorido después de una larga noche de reposo, deberías plantearte el cambiar tu colchón. 

5. Sientes un ataque de alergia al acostarte o al levantarte

Los colchones, salvo que sean de látex, tienen tendencia a la acumulación de ácaros y polvo. Un contacto constante con estos ácaros puede generar alergias y esto puede causar dificultades al respirar, estornudos y tos durante la noche y por las mañanas. 

Por otro lado, algunos materiales, como el látex, también pueden producir alergias.

Si notas que tu colchón te está causando reacciones alérgicas, acude a un médico para confirmar la diagnosis y cambia de colchón inmediatamente. 

Cómo elegir tu colchón

¿Cómo elegir el colchón perfecto para nosotros? Elegir colchón puede parecer una tarea complicada. Por lo general se trata de una inversión y queremos estar seguros de comprar el mejor colchón para no tener que volver a cambiarlo en mucho tiempo. Por eso, según nos cuentan en Colchonesofertas.es, hay que tener en cuenta los siguientes factores: 

  • Tu peso (o el peso de las personas que vayan a usar la cama). Cuanto más peso vaya a recaer sobre el colchón, más resistente deberá ser. En Colchonesofertas.es nos recomiendan colchones de látex o de muelles para pesos más elevados.
  • La estatura de la persona más alta que vaya a usar la cama. El colchón deberá ser al menos 15 cm más largo que la persona más alta que lo use.
  • La postura al dormir. Si duermes boca arriba, elige un colchón firme que mantenga tu columna en la posición correcta; si duermes de lado, elige un colchón de dureza intermedia que se adapte a tu cuerpo, como los de memory foam; si duermes boca abajo, mejor un colchón blando con una almohada muy fina, para evitar la torsión en la columna.
  • ¿Te mueves en la cama? Elige colchones que absorban el movimiento, como los de viscoelástica. 
  • ¿Eres caluroso? Elige materiales transpirables como colchones de muelles o con materiales con capacidad termorreguladora. Si eres friolero, los colchones de látex o viscoelásticos mantienen mejor el calor.
Publicidad
Publicidad