Última etapa de las Rosas en el rally Trophée Roses des Sables

Jueves, 22 Octubre 2015

rally-ultima-etapa

Las rosas finalizaron el pasado 18 de octubre su última etapa del mayor rally femenino, el Trophée Roses des Sables. Una aventura de 223km, de los cuales 154km de pista y competición, concluyendo el arco de meta en el campamento de Tazarine. Un final de recorrido con muchas emociones y la sensación del deber cumplido. Aunque todo no se ha acabado aín en esta aventura excepcional.

Similar a la planificación de una boda o un nacimiento, las rosas se preparan durante meses… y después todo pasa tan rápido finalmente. Hace solo unos días, las rosas no pensaban en este final de rally. Avanzaban etapa por etapa según el libro de rutas. La última mañana, tomaron la pista sin imaginar que tendría un final. Llenas de confianza y de autoestima acumulada desde la salida, saborearon los paisajes, las mesetas y esos largos rumbos, de los cuales uno fue de 14km. Apretaron, tan solo un poco, el acelerador y vivieron al máximo esa sensación incomparable de libertad en medio de la nada, en una naturaleza virgen. Estaban como en una película.

Más tarde vieron el arco de llegada. Todo se precipitó. La acogida bajo el sonido de las percusiones africanas. Las ventanas bajadas para escuchar las palabras de los comisarios, los aplausos de las rosas, de la organización. La tensión se suelta. Las lágrimas (muchas). Los gritos, las fotos, los besos con su compañera, con los otros equipos. Se repiten entonces que lo han conseguido, sin realmente realizarlo. “Estamos emocionadas, ya se ha acabado", decían Virginia y Sabrina (equipo 606). "Se ha pasado tan rápido. Estuvimos concentradas hasta el final. No nos damos cuenta todavía…” Audrey y Emilie (equipo 71), pasando bajo el arco de llegada “como histéricas” inventaban una etapa para mañana: “¡Que no! ¡Que no se ha acabado! Mañana volvemos a la pista. ¡Habrá una nueva clasificación!”

“Me siento simplemente bien”

Un poco más lejos, Louise (equipo 58), más tranquila, resplandecía silenciosa a pesar de su nombre de pila “la chillona”. Louise tiene 58 años, (de ahí su número de equipo), su compañera Sylvie, 59 años. Son las decanas de las Rosas quebequenses de esta 15° edición del Trophée Roses des Sables. “Es el reto cumplido de una etapa importante en mi vida", suspiraba Louise. Necesitaba hacer algo para mí, después de tantos años pensando solo en los demás. He hecho un buen trabajo. Estoy orgullosa de mí misma. Es una casilla tachada en mi lista de “To-Do”. Una casilla importante. Y ahora mismo me siento genial, realmente bien, es una extraordinaria sensación”.

Situadas bajo el arco de llegada, “esperando a sus amigas”, Jessica y Jennifer (equipo 104), nos confiaban estar “muy emocionadas”. “Hemos cerrado el círculo. Estamos muy orgullosas, el 4x4 ha sobrevivido, no hemos tenido problemas". Orgullosas sobre todo por la experiencia solidaria y el apoyo llevado a los niños del desierto, este dúo de auxiliares en puericultura se prestaron al juego de la competición después de un bellísimo 24° puesto en la etapa de noche. Con la 33° posición en la clasificación general antes de esta última etapa, esperan estar entre las 20 primeras. Habrá que esperar a Marrakech y a la ceremonia de cierre para conocer el final de la historia. Atrapadas por el placer de la aventura y del rally raid, Jessica y Jennifer, miran hacia nuevos retos más lejos. ¿El Trophée Roses des Andes? “Estamos pensando en ello…” ¿lo que les espera? Será el largo viaje hacia Marrakech. Pero antes, una última noche juntas, en el desierto alrededor del mechui (cordero) de Brahim, responsable del campamento. Sin pensar en el día de mañana.

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí