Cómo revisan tu historial crediticio las entidades financieras

Jueves, 13 Diciembre 2018

hew-como-revisan-tu-historial-crediticio

Siempre que una persona acude a una entidad financiera a solicitar un préstamo o una línea de crédito, ésta procede a revisar su historial crediticio para comprobar el nivel de solvencia y la fiabilidad que el sujeto ofrece desde el punto de vista financiero. 

El propósito no es otro que hacer una estimación de las probabilidades de que la persona en cuestión sea capaz de devolver el préstamo en los términos acordados o, por el contrario, pasará a engrosar el listado de morosidad de la entidad.

Publicidad

Ahora bien, quizá te estés preguntando cómo revisan tu historial crediticio las entidades financieras. ¿Qué criterios utilizan? ¿Cuáles son los factores más importantes que se tienen en cuentan?

En este artículo, vamos a abordar esta cuestión, presentándote los distintos aspectos que las entidades financieras revisan en tu historial crediticio, para determinar si eres un cliente fiable. Para ello, hemos contado con la colaboración de los expertos en finanzas del comparador de productos bancarios www.busconomico.com.

Nivel de endeudamiento actual respecto a los ingresos

El nivel de endeudamiento de una persona es uno de los principales criterios utilizados para la valoración del perfil crediticio.
Ahora bien, dicho nivel de endeudamiento se examina como un ratio; es decir, se compara con los ingresos recurrentes y probados del individuo. Por lo general, se toma en consideración ingresos como la nómina, la pensión o las declaraciones trimestrales en el caso de las personas autónomas, aunque también puede tenerse en cuenta rendimientos del capital mobiliario, como la renta generada por el alquiler de un inmueble o los dividendos de una cartera de valores, siempre y cuando se pueda probar que se trata de una situación de carácter recurrente y sostenida en el tiempo.

Una vez se tiene constancia del nivel de ingresos, se contabilizan las deudas contraídas, ya sea por otros préstamos personales o con líneas de crédito vigentes, tales como las de la tarjeta de crédito.
Se comparan los niveles de ingresos, con los de la deuda y se determina el ratio de endeudamiento de la persona o de la empresa.

Historial de pago de los préstamos

El hecho de ser un consumidor que paga sus deudas en los plazos establecidos también constituye un factor importante. Por ejemplo, una persona con un elevado nivel de endeudamiento pero que siempre pague las cuotas de la tarjeta o de sus préstamos a tiempo resultará mucho más fiable que otra con un nivel inferior de endeudamiento, pero que se retrase en los pagos o deje su cuenta en descubierto reiteradamente.

Las deudas recientes son más relevantes que las antiguas

El hecho de haber tenido un historial crediticio impoluto durante años resultará irrelevante si, en el pasado reciente, se han acumulado una gran cantidad de impagos o retrasos en el pago de la deuda.
Lo mismo ocurre en el caso contrario. Si la situación actual presenta un nivel de solvencia y cumplimiento regular de las obligaciones, los posibles puntos negros del historial crediticio más anticuado tendrán menor peso.

Hábitos en la liquidación de las líneas de crédito

La mayor parte de los clientes de una entidad bancaria tienen acceso a una o varias líneas de crédito. Las más habitual es la de la tarjeta de crédito.

La forma en que el cliente utiliza y liquida la línea de crédito también influye en la valoración de su perfil crediticio.
Así, un cliente que siempre paga a fin de mes el total del saldo dispuesto en su tarjeta de crédito presentará un mejor perfil que aquel que se limita a pagar el mínimo posible mes tras mes. Obviamente, esto también afectará el nivel de endeudamiento de uno u otro, de lo que ya hemos hablado anteriormente.

Presencia en los registros públicos de morosidad

Finalmente, las entidades financieras también examinan los registros de morosidad como RAI o ASNEF para valorar el perfil de solvencia de un cliente y tener más información sobre su historial crediticio.
Sobra decir que la presencia en cualquier de estos registros supone que la valoración por parte de la entidad será muy negativa y, con casi total seguridad, se procederá a denegar cualquier solicitud de préstamo que se realice.

Todo se resume en el Credit Scoring

Cada una de las variables y aspectos analizados son incluidos y ponderados en un cálculo llevado a cabo a través de un algoritmo matemático.
El resultado es lo que se conoce como Credit Scoring o puntuación de crédito, la cual se expresa como un porcentaje.

Cada entidad establece sus propios márgenes de tolerancia al riesgo, de forma que están dispuestas a aprobar financiación por encima de un nivel u otro de puntuación.
Obviamente, aquellas personas que cuentan con una mejor puntuación crediticia, tienen mayores probabilidades de que la entidad a la que acudan les apruebe su solicitud.
De hecho, una de las prácticas más habituales de muchas entidades es la de llevar a cabo un análisis del perfil crediticio de todos sus clientes y proceder a la pre-aprobación de determinados préstamos a favor de aquellos que presenten una mejor puntuación. Se trata de un mecanismo para incentivar a los "mejores clientes" a que soliciten un préstamo que, con casi total seguridad, serán capaces de devolver.

En resumidas cuentas, las entidades financieras tienen en cuenta muchos factores para valorar el historial crediticio de sus clientes y posibles clientes, y determinar así la conveniencia o no de aprobar un préstamo a su favor.

Ahora que sabes cuáles son los aspectos más destacados, deberías estar en condiciones de ir mejorando tu puntuación y crear así un historial crediticio más atractivo y digno de confianza.

 

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí