¿Menos dolores de cabeza con el IVA?

Lunes, 05 Mayo 2014

1404-not-dolor-de-cabeza-ivaLa exportación es uno de los principales recursos de muchas empresas españolas en estos tiempos de recesión, en los que el consumo interno –dentro de nuestras fronteras– se ha reducido enormemente y lo han tenido que reemplazar por la búsqueda de nuevos mercados.

Para quienes han decidido dirigirse a destinos como Latinoamérica, Oriente Medio o alguna de las economías que forman simpáticos acrónimos, como los ya un tanto agotados BRIC (Brasil, Rusia, India y China) o los ahora más activos TIMBI (Turquía, India, México, Brasil e Indonesia), hay dificultades habituales con las que cuentan desde el principio. Pero para quienes deciden crecer dentro de nuestro continente, al abrigo de una Unión Europea que nos ha dado una amplia legislación para proteger la libre circulación de personas, mercancías y capitales y herramientas para facilitar los intercambios comerciales –como una moneda única–, es llamativo que todavía subsistan obstáculos que dificultan su desarrollo.

Publicidad

En el terreno de los impuestos, hasta ahora, cada uno de los veintiocho estados miembros de la UE han tenido su propio sistema para definir el contenido de la declaración del IVA. Condiciones específicas en cada país, plazos que van desde la presentación mensual a la anual, tipos diferenciados... Para las compañías que operan en dos o más de estos países, esto supone unos mayores costes debido a trámites burocráticos y formularios de declaración en lenguas diversas.

Por eso, y para mejorar la eficacia de la recaudación, la Comisión Europea ha decidido afrontar la unificación de las declaraciones de IVA. Según sus cálculos, un 12% de los ingresos potenciales quedan sin recaudar con el sistema actual. Una cifra muy alta si tenemos en cuenta que el IVA supone de media el 21% de los ingresos tributarios de los miembros de la UE. Además de facilitar la lucha contra el fraude y la evasión fiscal, los responsables de la reforma anunciada el 23 de octubre pasado –y que obtuvo el visto bueno del Consejo Económico y Social Europeo (Cese) el 2 de abril– pretenden contribuir a una mejor protección del empleo.

La introducción de la declaración de IVA normalizada también derribará algunos de los obstáculos que todavía existen para exportar dentro de las fronteras de la UE, para hacer más real la idea del mercado común.

¿Cómo se facturaba hasta ahora?

Todas las empresas que operen en otros países de la UE además del propio deben inscribirse en el Censo Vies, que es el sistema de intercambio de información sobre el IVA. De esta forma la factura no tiene que imputar el IVA, a no ser que se superen ciertos límites de facturación. En caso de no estar inscrita, sí se puede facturar, pero incluyendo el IVA de la misma forma que cuando facturamos a alguien dentro de España.

Pero hay casos en los que tienes que facturar con el IVA del país de destino, lo que hasta ahora –y de momento, mientras el proyecto no se haga realidad– te obliga a darte de alta como sujeto pasivo en ese país y presentar otra declaración de IVA según sus normas fiscales, además de la que presentas aquí. Estás obligada si facturas por encima de los límites fijados por cada uno de los países de destino de tus productos. Pero hay supuestos en los que quedas exenta:

  • Si tu empresa asume los gastos de envío y transporte del producto desde España a su destino.
  • Si lo que comercializas vehículos, antigüedades u objetos que requieran su montaje o instalación en destino.

Además de presentar tu declaración en los plazos de cada país, deberás incluir todas esas ventas en tu declaración de IVA en España, indicando que no están sujetas a IVA –pues ya lo están en el lugar de destino–.

La nueva legislación, que desarrollará el documento de trabajo «Hacia un sistema de IVA más simple, robusto, eficaz y adaptado al mercado único» elaborado por la Comisión Europea, prevé unificar el contenido, los plazos y las modalidades de presentación, y probablemente extenderá a los Veintiocho el criterio del IVA de caja que España empezó a aplicar el 1 de enero. Además, mejorará el intercambio de información entre los estados de la UE y pretende facilitar la presentación electrónica y mejorar los plazos de devolución cuando el resultado sea negativo.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí