Fórmula de la felicidad laboral, ¿se puede medir?

Viernes, 12 Mayo 2017

1502-not-formula-felicidadTrabajo y felicidad son compatibles. Sí, ser feliz en el trabajo. ¿Es posible medir esa felicidad laboral o felicidad en el trabajo?

Según el último estudio del Instituto Mente y Vida, impulsado por el Dalai Lama junto a un grupo de científicos especializados en diversas ramas neurocientíficas, la felicidad se puede calcular mediante una fórmula matemática en la que intervienen tres variables. Este es el resultado tras dos años de investigación y experimentos. La fórmula en sí es la siguiente: F = P + C + V

Publicidad

En la que:

  • F representa la felicidad.

  • La variable P representa el punto de partida biológico del cerebro, el cual determina el 50% de nuestra experiencia de felicidad de todos los días. Es decir, nuestros mecanismos de percepción fijarán en mayor o menor medida esta variable relacionada con la actitud y la manera de enfrentar los contratiempos. Esto significa que mientras las personas más felices verán oportunidades, las menos felices solo verán problemas, y todo esto será en función y a merced de cómo esté configurada su red neuronal.

  • La variable C representa las condiciones de vida, esto es el éxito profesional, material y la riqueza personal, que como avanzábamos al comienzo de este artículo, tan solo alcanza un 12% de nuestra experiencia de felicidad diaria. Guarda una importante relación sobre qué nos hace ser felices en el trabajo.

  • La variable V representa las elecciones voluntarias que realizamos diariamente, es decir, aquellas acciones que llevamosa a cabo de manera desinteresada con el fin de ayudar y hacer más felices a los que nos rodean. Esta variable representa el 38% de la fórmula y es bastante evidente que cuando brindamos ayuda a los demás, la felicidad que sentimos es mucho más duradera y profunda.
Si el 50% de nuestra felicidad diaria depende de cómo se haya configurado nuestro cerebro al nacer, ¿podemos hacer algo para cambiarlo?

Ahora bien, si el 50% de nuestra felicidad diaria depende de cómo se haya configurado nuestro cerebro al nacer, ¿podemos hacer algo para cambiarlo? ¿Y para transformar lo negativo en positivo? ¿O el que nace pesimista lo será así por siempre?

Afortunadamente podemos trabajar en nuestro cerebro, guiarlo y entrenarlo hacia el camino que deseemos. De esta manera gracias a la neuroplasticidad del cerebro, podemos remodelarlo, eres tú quien puedes influir sobre él. Pero, ¿cómo podemos esculpir nuestro cerebro?

La respuesta es la meditación. Según un estudio de la Universidad de California UCLA "las personas que meditan dos veces al día entre 15 y 20 minutos pueden convertir fácilmente una situación de emociones negativas, como una depresión, estrés o ansiedad, en una experiencia amplificada de felicidad y bienestar emocional". Ser capaces de convertir estas situaciones te catapultará directa hacia el éxito profesional y a la felicidad en general. Además, en esta investigación se evidenció que los individuos que meditaban mejoraron notablemente sus habilidades para la toma de decisiones, su inteligencia emocional, su atención y su concentración.

Con todo esto, ¿te atreves a reprogramar tu cerebro? Inténtalo, nuestro cerebro es increíblemente dinámico, resistente y flexible. ¿Te sientes capaz de dirigir tus pensamientos, acciones y emociones? Encuentra el rumbo de tu felicidad y dirígete hacia él con paso firme.

¿Qué es lo que nos conducirá a la felicidad laboral?

Teresa Aubele, profesora de la Universidad de Florida publicaba en su libro Train Your Brain to Get Happy: the Simple Program that Primes your Grey Cells for Joy, Optimism and Serenity (Adams Media) cuatro aspectos clave que podemos llevar a cabo para entrenar nuestra mente:

  • Aprende a distinguir las respuestas "huir o luchar" que crean ansiedad. El estrés bajo el que vivimos diariamente nos conducen a un estado permanente de acción reacción, sin respuesta. Trata de descartar la multitarea para poder fijar las prioridades.

  • Enfoca la atención de tu cerebro en el bienestar emocional. Es decir, guía tu mente hacia un estado de positividad, sonríe y ten presente ese pensamiento positivo que te mantendrá alegre. Esto además repercutirá en tu productividad.

  • El deporte y una buena nutrición inundarán tu cerebro de dopamina y serotonina, sustancias químicas que liberarán felicidad a raudales.

  • Meditación, meditación y meditación. Esta vía te llevará directamente a un estado de bienestar y paz mental. Prueba a elegir un lugar tranquilo, cerrar los ojos y pensar en momentos felices.

1502-not-formula-dosTras evaluar las diferentes variables y porcentaje de representación de cada una de ellas sobre el total de felicidad, cabe plantearse cuánto esfuerzo estamos dispuestos a invertir en cada una de estas. Para el Dalai Lama alcanzar la felicidad será más sencilla a través de "buenas acciones desinteresadas, traspasar el egoísmo y expandir la conciencia, esto te llevará a una sabiduría y felicidad verdaderas y perdurables".

Otros estudios plantean dos tipos de felicidad: la mundana y la espiritual. El primer tipo de felicidad corresponde más con alcanzar una meta, ser algo, hacer algo, poseer algo, ir a un lugar, conocer algo, es decir, guarda relación directa con la posesión de bienes tangibles. La felicidad mundana nos producirá un tipo de felicidad con fecha de caducidad, puesto que en el momento en que volvamos a desear otra cosa, volveremos a estar insatisfechos. En cuanto a lo que a felicidad espiritual se refiere, esta tiene que ver con las buenas acciones, la ausencia de pasiones, la superación de los deseos y la destrucción del egoísmo.

Y tú, ¿qué tipo de felicidad prefieres? ¿Qué haces para ser feliz? ¿Es posible?


Si te ha interesado este artículo, te recomendamos:


 Artículo escrito por Desireé García, ex Content Manager en Womenalia

 

Publicidad
4 Comentarios
  • JOSE ANTONIO PADILLA RIBERO
    Así necesita de los demás -sus modelos, fundamentalmente- para ir tirando y procesando la información -¡harto esfuerzo!-, lo que supone un perfecto trauma vital. Le resulta muy difícil -hay que trabajarlo- cambiar lo que deja de entender y trata de adaptarse por comodidad. Y aquí está la clave del problema. Ya no somos nosotros -ni nuestras circunstancias- somos otros en cuerpos vacíos deambulando por las sombras de las sombras. ¡Y a eso a veces se llama felicidad! Para ir tirando...
    Lunes, Mar 2 2015 1:21:27pm
  • Desireé García -> JOSE ANTONIO PADILLA RIBERO
    Muchas gracias por tu comentario José Antonio, desde luego que el tema de la felicidad nos daría para largos debates. Esperamos que estas palabras sirva a nuestros lectores para alcanzar de manera más fácil. Un abrazo! Desireé
    Lunes, Mar 9 2015 5:56:38pm
  • JOSE ANTONIO PADILLA RIBERO
    Y las experiencias son fuerte de información. Y a eso sólo desde cada cerebro se puede llegar para sacar conclusiones. Lo que sí está claro es que ser felices es muy fácil y muy difícil. Te hace feliz un vino con tus amigos o familia y te hace feliz dedicarte a otros. Es bueno para todos lo que cada uno interpreta como sinónimo de felicidad. Lo malo es que el ser humano hace tiempo que dejó de pensar por sí. Ahora piensa (le resulta cómodo) por la cabeza de otros. Éste es el factor clave.
    Lunes, Mar 2 2015 1:15:56pm
  • JOSE ANTONIO PADILLA RIBERO
    Magnífico trabajo. ¿Qué es la felicidad? Buena pregunta, sí; llena de respuestas que son más preguntas. Medirla es imposible, en mi opinión. La felicidad es una experiencia. Y en función de este principio sólo cada persona puede diseñar su camino, su experiencia. Los jóvenes irán, como Machado, haciendo camino al andar; y dándose mil trastazos y cometiendo mil errores, como nos ha pasado a quienes ya peinamos canas (aunque éstas se disimulen).
    Lunes, Mar 2 2015 1:11:20pm
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí