Claves para obtener rentabilidad con los tipos bajos

Lunes, 26 Febrero 2018

Tipos bajos no renuncies rentabilidad.

Hace algunos años parecía imposible que nos encontrásemos en la situación económica actual, condicionada por un mercado en el que los tipos de interés son tan bajos que resulta muy difícil obtener rentabilidad con los instrumentos de ahorro más tradicionales. Sin embargo, siempre hay alternativas que puedes aprovechar tanto si quieres obtener un mayor rendimiento de los ahorros que ya has acumulado como si vas a empezar a ahorrar de forma constante, con aportaciones periódicas.

Eso sí, en algunos casos será necesario que flexibilices en cierta medida tu perfil de inversión porque en el contexto en el que nos encontramos resulta imprescindible abrir algo más los horizontes y asumir un nivel más alto de riesgo. ¿Por qué? Porque de esta manera evitarás que tu dinero pierda poder adquisitivo por el crecimiento constante del IPC, consiguiendo así que tus ahorros crezcan. Si tienes dudas sobre cuál es la mejor opción, siempre podrás acudir a un asesor profesional de confianza que te ayude y te guíe en estos menesteres, poniendo a tu disposición su experiencia para construir una estrategia de ahorro e inversión diversificada.

Actualmente, los productos más utilizados para ahorrar, como depósitos y cuentas remuneradas, ofrecen intereses que rozan el 0%, por lo que han perdido atractivo para los ahorradores. ¿Esto significa que debes dar el salto hacia otras soluciones que puedan reportar algo más de rentabilidad? Si, ya que existe una amplia variedad de productos diseñados para distintos perfiles de riesgo, desde los más conservadores a los más audaces y que a cambio de asumir algo de riesgo, y según el perfil pueden generar mayores rendimientos como es el caso de los planes de pensiones y los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS) con opciones ajustadas al perfil de riesgo del ahorrador.

Todos ellos te ofrecen un alto nivel de flexibilidad y adaptación para que ahorres dinero obteniendo una rentabilidad más atractiva que los productos de ahorro más clásicos. Cuando vayas a tomar una decisión, además de tener en cuenta el plazo, la rentabilidad y el nivel de riesgo, también deberás considerar algunas de estas características:

Elige el nivel de diversificación de la inversión. En materia de inversión y riesgo no todo es blanco o negro. ¿Qué significa esto? Pues que no estás obligada a renunciar a la rentabilidad si deseas una inversión segura ni tienes que claudicar en la estabilidad de tus ahorros para obtener unos beneficios elevados. En medio hay una amplia gama de grises gracias a las inversiones diversificadas, que combinan distintos sectores, instrumentos o empresas para ofrecer una relación riesgo-beneficio adaptada a tus necesidades, tanto si tienes un perfil más conservador o más arriesgado.

Publicidad

Ten en cuenta los gastos asociados. Al comparar las distintas alternativas de inversión, debes considerar si el instrumento que vas a utilizar incluye gastos de suscripción o de reembolso, las comisiones asociadas, etc. Aunque estos aspectos no afecten de forma directa a la rentabilidad de tu inversión, es importante que compares lo que te costará contratar un producto u otro.

Conoce las garantías adicionales que te ofrecen. Algunos instrumentos te ofrecen una mayor seguridad gracias a las coberturas adicionales que incluyen frente a situaciones imprevistas, como fallecimiento. Otros también garantizan una rentabilidad mínima para parte del capital, de modo que un porcentaje de tus ahorros obtendrán beneficios sí o sí porque están garantizados. Son cuestiones que pueden marcar la diferencia a la hora de decantarte por un producto u otro.

Considera las empresas comprometidas y los sectores con potencial. Cuando vayas a invertir tus ahorros, podrás elegir determinados sectores que están en plena transformación digital, inmersos en el desarrollo tecnológico. Asimismo, existen instrumentos que invierten prioritariamente en empresas con una fuerte apuesta por el desarrollo sostenible y socialmente responsables. Se trata de empresas que van más allá del cumplimiento legal en sus políticas y que presentan muy buenas perspectivas de crecimiento para tu inversión.

No lo olvides: las mejores decisiones financieras deben tener en cuenta siempre el entorno económico en el que nos movemos en cada momento, los tipos de interés y el nivel de inflación, que conocemos a través del IPC (Índice de Precios de Consumo). Habrá ocasiones en las que lo más acertado será buscar seguridad para los ahorros con inversiones más estables basadas, por ejemplo, en renta fija. Pero en otras, lo más sensato será aceptar un nivel de riesgo mayor si lo que quieres es obtener rentabilidad y que tu dinero no pierda valor.

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí