Maya Hernando e Irene Paredes, ganadoras del Premio Emprendedoras

Viernes, 22 Noviembre 2019

Maya e Irene artículo

Maya Hernando e Irene Paredes han logrado el primer lugar en la IX edición del Premio Emprendedoras con su proyecto Innovarium, una consultoría de innovación industrial especializada en ayudar a PYMES, start-ups y grandes empresas a definir propuestas para participar en proyectos europeos. El Premio Emprendedoras se creó con el objetivo de promover e impulsar el talento femenino y la capacidad emprendedora de las mujeres. Un objetivo y unos valores que compartimos en Womenalia, participando nuestra directora de desarrollo de negocio Valle López de Quesada como parte del jurado en esta edición. 

Ahora, vamos a conocer un poco mejor a Maya y a Irene. Ambas son Ingenieras Agrónomas por la Universidad Politécnica de Madrid y ambas tienen un Master of Sciene por la Universidad de Wageningen (Países Bajos), Maya en Fitotecnia e Irene en Seguridad Alimentaria. Antes de fundar INNOVARUM, Maya trabajó como coordinadora de proyectos europeos en IFOAM EU, la organización para el movimiento de agricultura ecológica. Irene por su parte trabajaba en la solicitud y gestión de proyectos de I+D relacionados con el sector agroalimentario a nivel nacional.

Publicidad

En enero de 2014 fundaron Innovarum y en estos casi seis años han trabajado con más de 60 entidades de 11 países de la Unión Europea, colaborando con la definición y elaboración de más de 50 proyectos para clientes y desarrollando 5 proyectos propios.

Hola chicas, primera pregunta, ¿Qué os llevó a dejar vuestros trabajos y lanzaros a emprender fundando Innovarum?

Hola! Vimos una oportunidad de mercado que merecía la pena explorar: Por un lado, iba a lanzarse un nuevo programa de financiación de proyectos europeos, Horizonte 2020, con una serie de reglas nuevas respecto al anterior, y por otro, vimos que no había consultoras de proyectos europeos especializadas en nuestro sector, el agroalimentario. Nos pareció que el riesgo merecía la pena.

¿Qué ha sido lo más duro y lo más gratificante que os ha aportado hasta ahora este proyecto?

Lo bueno y lo malo de emprender es que todo es “o culpa o mérito propio”. Cuando se acierta y salen bien los planes, se disfruta mucho, pero también escuece cuando te equivocas, aunque por supuesto, de todo se aprende.

Lo más duro, posiblemente ha sido empezar a crear una cartera de clientes que empezara a confiar en nosotras, cuando aún teníamos poca trayectoria.

Lo más gratificante es poder ver los proyectos que ya están avanzados y que han sido un éxito, y a día de hoy son tecnologías que ya se aplican en el sector.

Casi cada día aparecen noticias en los medios de comunicación que alertan de la falta de mujeres en los ámbitos STEM, de acuerdo a vuestra experiencia ¿consideráis que es difícil ser mujer en las carreras científicas y tecnológicas?

En agronomía concretamente, siendo una disciplina STEM, se da la circunstancia de que hay muchas mujeres. Por ejemplo, nuestro año de graduación, fue el primero en el que hubo más ingenieras que ingenieros. Somos conscientes de que hay otras discipinas STEM donde sí hayun sesgo más marcado, pero creemos que es una brecha en proceso de cierre.

¿Qué os llevó a estudiar Ingeniería Agrónoma?

A Maya le viene de tradición familiar, pero Irene es la primera agrónoma de su familia.

Las dos somos unas entusiastas de nuestro sector. A las dos nos parece un ámbito muy intresante y diverso, en el que a partir de los mismos estudios puedes dedicarte a una variedad de ámbitos enorme: desde hacer I+D en una industria alimentaria, a hacer mejora de variedades vegetales, o gestionar una explotación ganadera.

Otra pregunta obligatoria, ¿es más difícil emprender para una mujer?

Emprender en general es un reto y creemos que la dificultad asociada al emprendimiento depende más de la situación personal que el género.

Emprender exige muchísimo tiempo, compromiso y dedicación, y además suele ir asociado a una situación económica incierta.

Por lo tanto, seguro, será más complicado para las mujeres que no tengan a nivel personal una situación fácil, o equitativa en caso de tener pareja, a la hora de proporcionar cuidados, a mayores y menores.

En nuestro caso, empezamos con 28 años, en un momento en el que, afortunadamente, no teníamos ninguna responsabilidad en este sentido.     

Innovarum

Innovarum ha ganado varios premios y reconocimientos entre los que se encuentran el Sello “Talento Joven” del INJUVE, el Sello de “PYME Innovadora” del Ministerio de Economía, el Sello “Empresa activa por la igualdad” de la Fundación Mujeres y el galardón del Certamen Nacional de Jóvenes Emprendedores del INJUVE en 2016. ¿Cómo impactaron estos reconocimientos en vuestro proyecto?

Pues la verdad es que de primeras han tenido un impacto muy positivo a nivel interno. El equipo que hacemos Innovarum nos esforzamos en nuestro trabajo día a día, y los reconocimientos son un chute de energía. Además, algunos de estos reconocimientos, como el Premio Emprendedoras tienen una dotación económica, que es un apoyo estupendo, muy de agradecer. Y además, algo que no nos esperábamos, es que nos están ayudando a darnos a conocer más allá de nuestra propia actividad comercial, y nos están dado mucha visiblidad, que os agradecemos mucho.

Y por último, ¿qué les diríais a todas las mujeres que están planteándose comenzar un proyecto o un negocio?

Pues como decía el eslogan del Premio Emprendedoras 2019, les diríamos “Cree en ti y hazlo posible”. Con confianza, determinación, crítica y mucho trabajo, se puede conseguir, y es realmente satisfactorio.

Muchas gracias chicas.

 

 

 

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí