Olga Sánchez, CEO de AXA: "Debemos estar abiertas a aprender desde la humildad"

Jueves, 05 Marzo 2020

olga-sanchez-axa

En esta entrevista "En primera persona" María Gómez del Pozuelo nos descubre el lado más cercano de Olga Sánchez, CEO de Axa Seguros España.

Es licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales y ha desarrollado gran parte de su carrera profesional en Axa, donde, además pertenece al consejo de administración y comité de dirección.

Publicidad

María: Para aquellas personas que no te conozcan, que ya es raro... cuéntanos, ¿cuál es tu trayectoria profesional?

Olga: Entré a trabajar en esta compañía cuando todavía era UAP Ibérica, al terminar la carrera, en el verano del 92. Soy actuaria y un año después pasé al equipo actuarial de vida. Desde este momento, toda mi carrera profesional la he desarrollado en esta compañía con una evolución profesional tanto vertical como horizontal. He intentando aprovechar cada uno de los momentos de evolución de esta compañía, que en sus orígenes pertenecía al gobierno francés y tras varias fusiones se convierte en la entidad privada que es en la actualidad.

Como digo, tuve la suerte de caer en un equipo actuarial muy joven formado por gente muy proactiva e innovadora gracias a los que aprendía mucho de lo que no te enseñan en la universidad.

María: Para aquellas personas que no sepan lo que es un actuario, podría decirse que es una especialización de la carrera de económicas y os encargais de analizar los riesgos, cuantificando la implicación financiera o coste que puede conllevar cada producto que un cliente contrate, ¿no? 

Olga: Eso es, los has resumido muy bien. La prima hay que calcularla en función de la probabilidad de que se produzca un siniestro.

María: ¿Había muchas mujeres cuando estudiaste acturiales?

Olga: Sí que había. Cuando estudié actuariales estábamos casi a la par.

María: ¿Y sigue la misma tendencia?

Olga: Cuando yo llegué al equipo, éramos dos hombres y dos mujeres y me parece importante que podamos seguir esa tendencia en Axa; suelo ser muy escrupulosa en eso y si tengo que incorporar un actuario, la siguiente incorporación será una actuaria. Para mí es un elemento decisivo en la toma final.

María: Como red profesional, consideramos que los cinco primeros años dentro de una compañía son decisivos dado que ya sabes cómo moverte. En función de tu experiencia, ¿qué consejo podrías darles a nuestras womenalias que puedan encontrarse en una situación similar?

Olga: Considero que las personas debemos estar abiertas a emprender desde la humildad. Valorar las aportaciones que los demás nos enseñan, sin necesidad de ir por la vida creyendo que lo sabemos todo. Podemos escuchar de forma abierta, pero también aportando.

María: Desde luego, es un grandísimo consejo que deberíamos aplicar; la humildad debe acompañarnos con 20 o con 30, porque puede llevarte a sitios muy potentes. Figúrate tú, que has llegado a la dirección de una compañía como Axa. A las mujeres que quieran llegar a eso, ¿cómo podrían prepararse? ¿A qué deberían ser capaces de enfrentarse?

Olga: Hay varios factores que intervienen en la vida profesional. En primer lugar, talento, técnica, etc. En principio, aunque pudiera parece que viene de serie, es algo para lo que hay que tener una base, requiere una formación.

En segundo lugar, capacidad de trabajo, método y disciplina. El caerse no tiene por qué implicar que te quedes ahí y no vuelvas a levantarte. Te caes y vuelves a levantarte, todas las veces que sea necesario, porque así es la vida. Unas veces te dirán que no eres la apropiada para el puesto, a mí me pasó, y tienes dos opciones en la vida: o te enfadas, te metes en ti misma y piensas que el mundo está equivocado, porque tú eres la perfecta para ocupar ese puesto; o bien, te planteas que, quizás no sea tu momento y, para ello, te levantas y vuelves a la carga. Eso es tesón y disciplina, que se adquiere con un método.

Al mismo tiempo, considero que hay un tercer elemento, el factor suerte. Algo que yo vinculo a personas que creen en ti y te brindan oportunidades.

María: Esas personas podrían ser sponsors externos, o internos, como llaman los americanos sponsorship internos, que en nuestro país no suelen ser muy habituales. ¿Cómo podemos potenciar la figura del sponsor en nuestra empresa?

Olga: En Axa ha sido relativamente fácil, ya que Gender entra dentro de nuestra política de diversidad e inclusión. Hace cuatro años creamos el sponsorship tándem que significa que cada miembro del comité ejecutivo sponsoriza a dos mujeres, una senior y otra junior. Yo tuve la enorme suerte de, como senior, ser sponsorizada por el CEO de la compañía. Y es que las mujeres necesitamos reafirmarnos continuamente; alguien que te escuche, te apoye. Y eso hay que cuidarlo también en compañías que no lo tienen todo estructurado. Es importante y, quizás más fácil, poder buscar referentes dentro de una compañía. Acércate a esa persona, la gente es buena y perdemos oportunidades cuando pensamos ¿por qué me va a hacer esto a mí?

Personalmente, me encantaría que alguien entrara en mi despacho y me dijera "Olga, es verdad que tu tiempo es limitado, pero si pudiera ser..." y siempre vas a encontrar el hueco para dedicarle a otra persona; ni siquiera se trata de una comida o una cena, sino que a veces basta un hueco de unos minutos que le dediques a una persona, lo que te hace crecer como ser humano.

María: ¿Cómo podemos ayudar a mujeres de 45 años que se encuentran con que su empresa prescinde de ellas y no pueden incorporarse en estructuras multinacionales?

Olga: Estas circunstancias producen un requiebro y te obligan a plantearte: ¿y ahora qué hago con mi vida? Toca resetearte, porque no puedes vivir de los logros del pasado o bien encasillarnos con que queremos seguir manteniendo la posición o el nivel que teníamos. Y debemos ser realistas, eso no es posible, porque hemos salido del mercado y es complicado reincorporarse con la posición que teníamos.

El pasado es bueno, pero no puede ser una piedra que nos lastre; tenemos que ser capaces de entrar en una dinámica de cambio y de adaptación y ser capaces de vender nuestro activo, que no es la posición que dejaste, ni la posición que quieres, es lo que realmente quieres aportar. ¿Tener una determinada edad te da derecho a ocupar una posición dentro de una organización? La respuesta es no.

María: Pero, ni con 19, ni con 60...

Olga: Efectivamente, y es que eso el ser humano no lo racionaliza. Tenemos muchos miedos y barreras asociados a la edad y las posiciones y lo cierto es que las posiciones cambian y un día puedo ser la CEO y si mañana alguien decide que tengo que dejar de serlo, tendré que aceptarlo. 

Si no haces eso, el problema lo estás generando tú, no el resto; tú eres quien debería aceptar esas situaciones.

El pasado es bueno, pero no puede ser una piedra que nos lastre; tenemos que ser capaces de entrar en una dinámica de cambio y de adaptación y ser capaces de vender nuestro activo.

María: ¿Has pasado miedo en tu trayectoria profesional?

Olga: Me gusta hacer mi trabajo y soy excesivamente aplicada, lo que implica que cada vez que me toca enfrentarme a algo distinto quiera hacerlo mejor y eso genera cierta angustia. Realmente no es tanto miedo, mantengo un premisa desde pequeña, si otros pueden, yo también. Voy asumiendo con mucho respeto todos los cambios que voy experimentando.

María: ¿Y cómo veis desde Axa el futuro de las empresas?

Olga: Soy una persona que siempre suele ver el lado positivo y ahora creo que tenemos una oportunidad de seguir avanzando en innovación. Si quieres estar en el mercado laboral, el aprendizaje debe ser continuo; aprender es como el respirar. Antes, el que tenía una enciclopedia era rico, y ahora el cliente sabe lo que quiere, se informa mucho más y eso hace que las empresas tengan que evolucionar, estar a la altura de las expectativas de los clientes y para ello debemos avanzar.

Creo que en España hay mucho talento; siempre lo digo, Spain is the land of the opportunities y es nuestra obligación explotar este talento.

María: Lo que viene siendo desarrollarte tanto profesional y técnicamente como en el plano más humano; antes podías elegir un plano u otro, ahora es complicado desligarlos.

Olga: Sí, es cierto que como CEO toca pensar mucho y, sin duda, necesitas mucho tiempo para leer.

María: Olga, ¿cuándo lees?

Olga: Leo fundamentalmente en la hora que invierto en el desplazamiento y también por la noche. A lo largo del día no dejo de informarme y leer noticias y temas más vinculados a cuestiones internas de lo que hacen los equipos, hacia dónde vamos, planificación estratégica. En definitiva, tienes que dedicar tiempo a leer para saber qué pasa en el mundo, analizar tendencias.

María: Y respecto a tendencias, ¿sigues a alguien que pudieras recomendar a las personas que nos están esuchando o leyendo? Yo, por ejemplo, admiro a Richard Branson y todo lo que escribe y aporta sobre emprendimiento.

Olga: La verdad es que leo sobre muchas personas, pero hay una que me gusta especialmente, la que fuera CEO de Pepsico que es de India, me encanta y me inspira mucho.

María: Totalmente. Tuve la suerte de conocerla personalmente, porque dimos una conferencia conjunta en México y la posibilidad de estar 2 horas junto a ella fue uno de los regalos más bonitos que me ha hecho la vida.

Olga: A mí esta mujer me inspira y suelo ponerme sus vídeos en Youtube porque me ayudan. También trabajo el networking, conocer personas que van más allá de la lectura.

María: Deduzco que arrastras masas, por tener tu caracter, ¿no? Si bien también este punto también se trabaja.

Olga: Sí, porque mi carácter en concreto ha ido evolucionando, según me han ido sucediendo cosas en la vida. Fallar te hace ser mejor persona y es cierto que si ahora pienso en lo que más me hizo crecer como ser humano, fue una negativa. Yo consideraba que era la persona idónea para llevar una responsabilidad y me dijeron que no y eso hizo mella en mí. Esto me hizo crecer mucho, porque me tocó hacer una labor de instrospección importante en mí.

Siempre he sido una persona muy pragmática desde pequeñita y mis objetivos han sido siempre el siguiente paso.

María: El autonococimiento es una labor importante en nuestra autorrealización.

Olga: Así como el pensar que tú tienes siempre razón y son los demás los que están equivocados; la mayor señal de madurez es percibirlo y eso hay que trabajarlo.

María: Y se trabaja, por supuesto que se trabaja. Nosotras, en Womenalia trabajamos mucho el concepto de retos personales, porque creemos que estos llevan a la felicidad o al bienestar profesional. Sin descuidar la salud, uno de nuestros pilares; porque nuestro chasis, como en los coches, nos debería durar 100 años o más.

¿Qué hace Olga Sánchez para cuidar su salud?

Olga: Te confieso que en este punto no creo que pueda servir como ejemplo, porque soy incapaz de encontrar un hueco para hacer deporte. La alimentación la cuido mucho, porque tengo la desgracia de no metabolizar adecuadamente y, por ese motivo, engordo casi apenas sin comer. Esto significa que debo estar más pendiente de mi nutrición; de hecho, he vuelto a ir a la nutricionista, porque es verdad que la salud es fundametal más allá de verte bien ya que excesivo peso puede conllevar diabetes, colesterol y peor, si no haces deporte.

María: La fuerza es la que determina nuestro aguante en determinados retos, pero la nutrición es el 90%; al final, somos lo que comemos y el deporte, puesto que eres una crack, seguro que ya vendrá.

Sabemos que eres mamá, ¿cuánto tiempo le dedicas a tu familia, a tus amistades?

Olga: Honestamente, mi familia para mí es lo más importante. Tanto mi marido y mi hijo, como mi madre  y mis hermanas, que para mí han sido mi eje.

María: Supongo que tu madre es tu referente, me imagino. Como no la estáis viendo, deciros que se está emocionando mucho, y es una maravilla; así somos las mujeres, no pasa nada, porque todas nos vemos reflejadas.

Olga: Todos necesitamos apoyos. Si no tienes equilibrio personal es muy difícil que puedas concentrar tus esfuerzos en desarrollarte profesionalmente. He necesitado el apoyo de mi marido, de mis hermanas, de mi madre que me han ayudado cuando lo he necesitado, porque a mi hijo lo han criado entre mi madre, mi suegra y mis hermanas. Para mí han sido mi eje. Tenemos mucha relación, vivimos todos muy juntos y vamos al pueblo con mi madre, nos vamos de vacaciones todos juntos, con mis sobrinas; soy una persona muy familiar.

María: ¡Qué bueno! Eso es muy latino, para nosotros la familia es el número uno y ¡que no nos falte!

Dinos una cosa de la que te sientas muy orgullosa...

Olga: Para mí es un orgullo ser una persona cercana; sinceramente, me sale de una forma natural. Me siento muy orgullosa cuando alguien entra en mi despacho, el despacho de la CEO, porque noto que rompo tabúes. Mi puerta siempre está abierta para todas las personas que quieran entrar; también es cierto que tengo el tiempo limitado, pero para mí es un orgullo, como digo, dejar la puerta abierta y que alguien quiera entrar.

María: ¿Te toca viajar mucho?

Olga: Sí, el 70% de mi tiempo ha sido fuera de España; como norma, una vez al mes, me toca estar fuera.

María: ¿Tienes alguna metodología, algún plan para poder cumplir esos sueños que todas nos hemos marcado cuando teníamos doce, catorce, dieciséis años? ¿Te has dejado algo por el camino? Y una segunda pregunta derivada de esta, ¿cómo te planificas como Olga al margen de la Olga CEO?

Olga: En cuanto a si me he dejado algún sueño, te diré que no. Siempre he sido una persona muy pragmática, desde pequeñita, y mis objetivos han sido siempre el siguiente paso. Honestamente, no tenía en la mente ser CEO. Mi punto era siempre el siguiente paso; repito, soy una persona muy pragmática y muy realista. Si me he puesto metas ambiciosas han sido un paso más arriba, no cinco. Y los he ido alcanzado en el tiempo marcado, más o menos. 

Respecto a cómo me planifico como Olga, te diré que es verdad que soy muy de planificar para luego no cumplirlo. Hasta mi marido me lo dice, que me planifico y luego no lo cumplo, pero yo digo que una cosa es que te planifiques tu vida y luego seas capaz de aceptar la flexibilidad en esa planificación. Planifico cosas importantes durante la semana e identifico lo que voy a poder hacer durante el fin de semana con antelación. De hecho, ya estoy planificando el verano que viene, por ejemplo, porque aunque tenga una vida sencilla, sí necesito tenerla planificada.

María: Y ya para terminar, si te diéramos un papel en blanco, ¿qué sería la Olga de dentro de veinte años?

Olga: ¡Sería feliz!

María: ¿Y a qué te gustaría dedicarte?

Olga: La verdad es que no lo sé, siempre digo que aún me quedan habilidades por descubrir. Espero que el día que me jubile, con tiempo, pueda descubrirlas. Me encanta la pintura y la restauración, pero aún no he podido dedicarme a ello y a lo mejor tengo una habilidad oculta.

También me gustaría dar clases...

María: Sin duda, tienes mucho que compartir y contar, serías una magnífica profesora y una suerte poder ser tu alumna.

Un placer conocerte, Olga Sánchez, CEO de Axa Seguros España.

Olga: Muchísimas gracias a vosostras; me he sentido muy cómoda y espero haber podido ayudar a alguien.

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí