Regina Defarges Pons: “El auténtico liderazgo pasa por inspirar y transmitir la ilusión por el trabajo bien hecho”

Viernes, 14 Marzo 2014

Regina Defarges Pons, CorreosRegina Defarges Pons, Subdirectora de Organización, Eficiencia y Sostenibilidad de CorreosRegina Defarges Pons cuenta con una experiencia de más de 19 años en Correos en la dirección de equipos multidisciplinares para la gestión de proyectos complejos en los ámbitos de operaciones, logística, retail, coordinación comercial, organización, excelencia, innovación y desarrollo estratégico.

En la actualidad, Defarges es responsable de la implantación del plan estratégico de la compañía a través de la Oficina de Proyectos de Transformación, de la eficiencia interna de los procesos y, del desarrollo de la estrategia de sostenibilidad ambiental.

Publicidad

Además, Regina gestiona la Unidad de Correos Soluciones, unidad de negocio cuyo objetivo es el diseño y desarrollo de soluciones personalizadas a clientes relevantes.

La Subdirectora de Organización, Eficiencia y Sostenibilidad de Correos se define como una mujer proactiva, impulsora, con dotes de liderazgo y gestión colaborativa, visión de conjunto, creativa y con capacidad para aportar soluciones y cumplir con los objetivos de forma eficiente.

WOMENALIA.- Con más de 19 años de experiencia en dirección de equipos multidisciplinares en Correos, ¿Cuáles son las claves para dirigir de manera eficiente un equipo?

Regina Defarges.- No creo en las fórmulas mágicas -¡ojalá fuera todo tan sencillo!- pero sí creo que hay algunos elementos imprescindibles para conseguir que un equipo funcione. Por ejemplo, es básico que los objetivos estén bien definidos y sean conocidos y compartidos por todos. Se pueden explorar muchos caminos pero es fundamental saber cuál es la meta que se desea alcanzar.

Desde el punto de vista del líder o impulsor del equipo, creo que es necesario tener un buen conocimiento del perfil de los profesionales con los que se colabora, fomentar su potencial, buscar la complementariedad y aportarles la visión global que dé sentido al trabajo. Para todo ello, una de las claves es mantener una buena comunicación y otra, poner en práctica el viejo adagio de predicar con el ejemplo: si quieres compromiso, comprométete; si quieres implicación, implícate; si quieres que los plazos se cumplan, sé el primero en cumplirlos.

W.- ¿Cree que existe una forma de liderar femenina? ¿Existen diferencias entre la manera de liderar de los hombres y las mujeres?

R.D.- Creo que existe una diferencia sustancial entre el liderazgo femenino y el liderazgo masculino. La clave del éxito está en integrar ambos.

La mujer tiene una mayor capacidad para escuchar y empatizar con los colaboradores. Es eficiente y prudente en sus juicios. También creo que tiene una aproximación distinta, más asertiva, hacia la gestión de los conflictos. En general, creo que el punto de vista de la mujer es diferente a la hora de enfocar el servicio, y las empresas se vuelven más humanas y flexibles cuando hay mujeres en la dirección.

W.- Se define como una mujer proactiva, impulsora, con visión de conjunto, creativa, capacidad para aportar soluciones y cumplimiento de objetivos de forma eficiente. ¿Son estas las cualidades necesarias que debe tener un líder?

Existe una diferencia sustancial entre el liderazgo femenino y el liderazgo masculino. La clave del éxito está en integrar ambos

R.D.- Me gustaría pensar que sí, porque la mayor parte de mi vida profesional la he dedicado a liderar proyectos y he intentado irme dotando de los recursos necesarios para ir cumpliendo mi cometido lo mejor posible. Algunas de esas cualidades son innatas, pero la mayoría se aprende con la experiencia que se adquiere al dirigir equipos. Yo he tenido la suerte de colaborar a lo largo de mi trayectoria con buenos líderes y todos tenían en común otra cualidad que siempre he admirado: la capacidad de ilusionar e ilusionarse con los proyectos. Creo que el auténtico liderazgo pasa por inspirar y transmitir esa "energía contagiosa" que es la ilusión por el trabajo bien hecho.

W.- Como Subdirectora de Organización, Eficiencia y Sostenibilidad de Correos, ¿cree que es importante que las empresas sean socialmente responsables?

R.D.- Sí, creo que lo natural es que haya una implicación entre las empresas y la sociedad para la que trabajan. En el caso de Correos, la vocación de servicio público está en nuestro ADN, es una seña de identidad que se refleja en nuestro trabajo diario. Desde nuestra Subdirección de Responsabilidad Social Corporativa se articula ese compromiso mediante el impulso de programas de apoyo a la infancia, la inserción laboral de discapacitados y la promoción de colectivos desfavorecidos como los inmigrantes, sin olvidar la sostenibilidad medioambiental, que es también unas de mis áreas de competencia.

W.- ¿Qué estrategias de sostenibilidad ambiental se están llevando a cabo en Correos?

R.D.- La sostenibilidad es para Correos uno de sus valores corporativos y por eso en los últimos años venimos desarrollando una estrategia medioambiental basada en identificar, evaluar y gestionar el impacto de nuestra actividad en el entorno para minimizarlo. Las tres áreas prioritarias de actuación son la reducción del consumo energético, el uso eficiente de los recursos materiales y la reducción de la generación de residuos. Dentro de estos valores se enmarca el "Plan de Eficiencia Energética", que lleva a cambio un seguimiento de más de 200 edificios, cuyo consumo representa algo más del 60% del gasto energético total. Gracias a este Plan, en 2013 conseguimos evitar el gasto de casi un millón de euros gracias a las medidas de ahorro energético aplicadas en nuestros edificios.

Esta iniciativa se enmarca en el compromiso global adquirido por Correos como miembro de IPC, por el que el sector postal internacional se fijó el objetivo de reducir sus emisiones de C02 en un 20% para el año 2020. Este objetivo lo vamos a conseguir en 2014, seis años antes de la fecha límite prevista, lo que nos llena de satisfacción y nos anima a continuar en esa línea.

W.- ¿Hacia dónde deben dirigirse los objetivos de la Responsabilidad Social Corporativa: clientes, sociedad, resultados, innovación...?

R.D.- La RSC es un factor clave de las empresas para competir y crear valor. Gestionarla de una forma integrada, haciendo partícipes a nuestros grupos de interés, es uno de nuestros objetivos. Para ello, Correos está realizando una escucha más activa de nuestros empleados, de nuestros clientes y de la sociedad en general. Nuestro compromiso con los clientes nos facilita estar a su lado cuando necesitan soluciones innovadoras, a la vez que tendemos a asumir paulatinamente una mayor responsabilidad medioambiental. En este ámbito, continuamos apostando por nuestro proyecto Línea Verde-Bosques de Correos y avanzando en esa estrategia integral que he comentado para reducir el impacto medioambiental de nuestra actividad.

La RSC es un factor clave de las empresas para competir y crear valor. Gestionarla de una forma integrada, haciendo partícipes a nuestros grupos de interés, es uno de nuestros objetivos

W.- Actualmente está trabajando en la implantación del plan estratégico que busca impulsar una profunda transformación en Correos. ¿Cuáles son las principales dificultades? ¿Cuál es la mejor vía para lograr aplicar un plan de ese calado?

R.D.- La dificultad de la implantación estratégica está en no focalizar en lo que realmente es estratégico, tratar de abarcar demasiado y no dedicar recursos exclusivos a los proyectos estratégicos. La mayoría de las empresas fracasan en su transformación porque el día a día impide focalizarse en el proceso de transformación y dedicarle los recursos necesarios. Es también importante generar el clima laboral adecuado para entender y aceptar el proceso de cambio.

W.- ¿Qué consejos le daría a otras mujeres que aspiren en su carrera profesional a llegar a puestos de dirección?

R.D.- La formación es fundamental y también estar al día para actualizar esos conocimientos. Es cierto que, a veces, para romper ese famoso "techo de cristal" sería necesario aprender a "venderse" mejor, hacer algo más de política, atreverse a dar ese paso al frente... Pero, en realidad, creo que el principal consejo que les daría es que busquen aquello que las haga felices. Tan malo es autolimitarse como obsesionarse con ascender. Creo que a menudo las mujeres pecamos por exceso de autoexigencia, intentando ser las mejores en todos los ámbitos de nuestra vida y nos olvidamos de que la felicidad está en el camino más que en la meta.

W.- ¿Cuáles son sus próximos retos profesionales?

R.D.- Mi principal aspiración es ayudar a Correos en todo lo posible a llevar a cabo el proceso de transformación en el que se encuentra inmersa la compañía para garantizar su sostenibilidad y convertirse en el mejor proveedor de servicios de comunicación física, electrónica y de paquetería del mercado español.

En otro nivel, busco siempre el desarrollo personal, no quedarme estancada en una sociedad en cambio permanente. Aspiro a estar abierta a las nuevas tendencias, integrarlas y ser flexible ante los cambios.


Si te ha interesado esta entrevista te recomendamos:

 

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí