July Echevarría, emprendedora: “Las mujeres pedimos equidad y respeto por la diversidad”

Jueves, 10 Abril 2014

July Echevarría, emprendedoraJuly Echevarría se define como emprendedora, creativa e investigadora del comportamiento humano. Formada en Dirección de Empresas y Dirección de Marketing y Gestión Comercial por IDE-CESEM y ESIC, cuenta con una Productora de Vídeo en activo, Capra Comunicación, donde sigue desarrollando su actividad de productora y guionista.

Echevarría cuenta con formación en Competencias Directivas y Liderazgo por IFE; Programación Neurolinguistica por IPH, y Coaching por San Pablo CEU. La preparación, la perseverancia y la visión positiva han sido sus grandes armas para seguir haciendo lo que le gusta.

Publicidad

July utiliza técnicas como la Inteligencia Emocional, PNL, Coaching, Gestión Emocional, Mapas mentales, Formulación de Objetivos, etc. Ha impartido formación tanto a empresas privadas como a Instituciones públicas y desde hace algunos años investiga los aportes realizados por Taibi Kahler, alumno de Eric Berne, sobre las emociones innatas. El liderazgo femenino es otra de sus pasiones.

Actualmente fusiona ambas disciplinas (la audiovisual y la docencia) desde una perspectiva empírica, de aplicación en procesos de emprendimiento y/o reinvención personal.

WOMENALIA.- Como emprendedora desde hace años ¿Qué es lo que te llevó a lanzarte a ello?

July Echevarría.- Ya desde el colegio rondaba por mi cabeza el deseo de crear algo y ser capaz de ponerlo en el mercado. Fantaseaba con la idea de vender un producto o servicio a una gran empresa, me parecía un reto. Mi padre era director de compras de una multinacional y yo le atiborraba a preguntas sobre su trabajo cuando llegaba a casa. Supongo que eso influyó.

La oportunidad y las circunstancias favorables aparecieron hace 25 años cuando mis dos grandes amigos suspiraban por tener una productora audiovisual donde plasmar su creatividad. Ellos no sabían cómo darle forma, su prudencia no les dejaba aterrizar su sueño, yo estaba preparada y deseosa de llevarlo a cabo. Y entre los tres creamos la productora audiovisual Capra.

Suelo decir que "Lo hice porque no sabía que no se podía". Por aquel entonces fuimos pioneros en la producción audiovisual para empresas aunque se necesitaba una enorme inversión y nosotros no contábamos con financiación propia. Pero lo conseguimos. Fue una época maravillosa llena de obstáculos, de pequeñas victorias, de compartir con gente estupenda, de mucho esfuerzo y de intentar conciliar la vida personal con el trabajo. Las ojeras no me han abandonado desde entonces.

W.- Actualmente compaginas tu trabajo en una Productora audiovisual con tus actividades como coach y formadora, ¿Con cuál disfrutas más?

J.E.- Pues al final no son tan distintas. En la productora mi labor fundamental es la captación de clientes y la presentación de proyectos, en definitiva, escuchar, interpretar y ofrecer al cliente lo que desea. Toda una labor de comunicación. Además, con el tiempo, los clientes me confiaban sus necesidades audiovisuales formativas y les daba el producto completo, es decir, con el guión pedagógico incluido. Eso me ha hecho formarme en escritura, en habilidades directivas y en técnicas de empresa y me ha despertado una gran inquietud por el desarrollo humano.

La comunicación y el ayudar a las personas a conseguir sus objetivos profesionales es mi vocación

Como consecuencia me formé como coach en el CEU, fuimos la primera promoción, y es una profesión que me da grandes satisfacciones personales. Te diría que en general la comunicación, el ayudar a las personas a conseguir sus objetivos profesionales, bien en formato audiovisual, bien en formato de objetivos y metas, es mi vocación.

La productora ahora está inmersa en un proyecto de grabación de agricultura y ganadería española y me tiene entusiasmada, estoy aprendiendo cosas que ya debería saber como nuestras razas autóctonas o nuestros productos con denominación de origen. Nunca es tarde. Además estoy conociendo a personas relacionadas con el mundo rural y natural que son una delicia. Pura vida, maestros vitales llenos de sentido común y respeto hacia el entorno. Son todo un ejemplo.

W.- Como experta en formación de mujeres líderes, en tu opinión, ¿Crees que las mujeres tienen un estilo de liderazgo diferente al del hombre?

J.E.- Que somos diferentes ya nadie lo discute, ninguna mujer pide igualdad sino equidad y respeto por la diversidad. Y esa diferencia se vislumbra también en los estilos de liderazgo.

El proyecto "Liderazgo Centrado" de la Consultora McKinsey es claro, se basa en cinco dimensiones relacionadas entre sí, de las cuales, las mujeres solo destacamos en una, las otras cuatro pertenecen a nuestras asignaturas pendientes que muchas mujeres ya han aprobado con nota. Estas dimensiones son significado, energía, optimismo, conexión y participación. La investigación del informe McKinsey ha mostrado que, en general, las mujeres buscan mucho más significado en lo que hacen que los hombres, que se mueven en mayor medida por el estatus y la compensación. Esto se traduce en motivación y energía, y aumenta la satisfacción y la productividad.

Una forma práctica de empezar a buscar significado en el trabajo es identificar las fortalezas propias y analizar en qué actividades profesionales se puede poner en práctica.

No hay respuestas totalitarias ni radicales pero sí podríamos decir que:

  • Bastantes más hombres que mujeres priorizan el estatus, la remuneración y las oportunidades de progreso, aproximadamente un 75%.
  • Bastantes más mujeres que hombres tiene objetivos múltiples en sus vidas (familia, comunidad, redes sociales) y por lo tanto, nociones más variadas de lo que es el éxito.

En realidad, son las emociones, y su gestión en el trabajo, una de las pocas claras diferencias entre hombres y mujeres a nivel laboral. Cada vez tenemos más ejemplos de lideresas españolas que demuestran desde sus puestos de responsabilidad que sí se puede.

W.- ¿Qué consejos ofrecerías a mujeres que quieren emprender pero el miedo al fracaso les impide lanzarse?

J.E.- Hay una consultora extraordinaria, Pilar Jericó, que ha realizado un valioso estudio sobre el miedo y deduce que hay dos tipos de miedos, el miedo tóxico y el miedo prudente. El segundo es el que nos ayuda a sobrevivir, nos protege y nos alerta de los peligros reales. El primero, sin embargo, nos paraliza, nos hace analizar sin descanso pasos a dar en prevención de posibles problemas, nos hace traer al presente desgracias que puede que no ocurran nunca entrando en dolor y pánico. Debemos desmitificar el fracaso ya que es parte del éxito, y según los americanos, necesario.

Con esta introducción creo que lo primero es pensar en qué actividad nos encontraríamos a gusto, es decir, te tienes que ver haciendo lo que te planteas sintiéndote bien. No puedes dedicarte a algo incompatible con tu personalidad, te sentirías frustrada a la larga. Una vez que vislumbras el área o sector, tienes que ver la idoneidad del negocio, y en cualquier caso, ponerte en manos de profesionales que te ayuden a diseñar un modelo de negocio viable.

W.- ¿Cuáles son tus próximos proyectos profesionales?

J.E.- Mis proyectos futuros están relacionados con la actividad audiovisual actual www.capranatur.es, grabando biodiversidad agrícola y ganadera española y con mi interés por el descubrimiento del talento innato y el objetivo de vivir en valores. He diseñado unos talleres apoyados por audiovisuales donde presento ejemplos vivos de lo que significa vivir en valores en armonía con el talento personal y, en este caso particular, con la naturaleza.


Si te ha interesado esta entrevista te recomendamos:

 

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí