El seguro de vida como fórmula de ahorro

Viernes, 04 Diciembre 2015

Página 1 de 2
1512-segurosdevida

El ahorro es la vía para conseguir los retos personales y familiares: comprar una casa, costear los estudios de los hijos, tener un fondo de seguridad que nos ayude a hacer frente a situaciones imprevistas. Por otro lado, el seguro de vida puede constituirse como una fórmula para contribuir a ese ahorro, pensando en cubrir las necesidades de la familia y su futuro económico.

Te contamos cómo:

Publicidad

La contratación de un seguro de vida implica, en sí mismo, un hábito de ahorro, la obligación de reservar una determinada cuantía, de forma mensual o anual, para este fin. Conlleva, además, una reflexión sobre hechos en los que habitualmente eludimos pensar, como en qué situación estaremos a largo plazo o lo que sucedería si falleciera el cabeza de familia: cómo cambiaría la vida del hogar, la cuantía o prestaciones que recibirían nuestros hijos, o el dinero que necesitarían para cumplir las expectativas y los planes de futuro. Si echamos un vistazo al Libro Blanco sobre La protección familiar en España y el seguro de vida, elaborado por el Instituto para la Protección Familiar, el 80% de la población desconoce cuál sería la prestación social que recibirían sus familias en caso de sufrir un drama de este tipo y, por tanto, la situación en la que quedarían sus hogares.

La suscripción de un seguro de vida-riesgo garantiza una prestación con una cuantía suficiente para cubrir las necesidades del núcleo familiar ante el fallecimiento o la invalidez de la persona que aporta los principales ingresos al hogar durante el tiempo preciso para recomponer su economía y su solvencia –se recomienda hacer el cálculo para un período de 5 años-. Permite por tanto, en estas circunstancias, contar con un capital que previsiblemente la familia no podría haber obtenido únicamente con el ahorro tradicional.

En el caso de los seguros de vida-ahorro, la póliza asegura el cobro de unas prestaciones al finalizar el plazo de cobertura fijado. En muchos casos, están pensados para que dicho cobro coincida con la jubilación, permitiendo así al beneficiario disfrutar entonces de una mayor solvencia económica, aunque no necesariamente han de estar vinculados a ella. Esta opción puede ayudar a despejar incertidumbres como si la cuantía económica de la que el asegurado dispondrá en ese momento de su vida será suficiente, si la familia tendrá recursos para hacer frente a los gastos y proyectos previstos o si podrá, incluso, cumplir algunos sueños.

Estos seguros de vida-ahorro pueden incorporar el derecho al rescate con antelación al vencimiento en determinadas condiciones, lo que da la opción al beneficiario de disponer de esa "bolsa de ahorro", algo que puede convertir estas soluciones en una alternativa a otros productos de inversión tradicionales.

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí