Claves para fulminar la cuesta de enero

Martes, 23 Enero 2018

Claves para fulminar la cuesta de enero

Las comidas de empresa, las compras de Navidad, las celebraciones de Nochevieja y los regalos de Reyes son eventos que, aunque tienen lugar una sola vez al año, tienen también un impacto financiero de gran calado en nuestras finanzas. ¿Por qué? Pues muy sencillo: son gastos que en la mayoría de las ocasiones realizamos sin control y sin ningún tipo de planificación. Y la consecuencia más inmediata es que nuestra economía se resienta y parezca imposible llegar a fin de mes.

Lo peor de todo es que este "resacón" financiero suele repetirse año tras año sin que hagamos nada por evitar que la historia se repita y que afrontemos una cuesta de enero realmente dura de superar. Pero existen maneras de acabar con "tradición". No es una tarea fácil, pero si sigues algunos consejos básicos para cambiar tus hábitos financieros podrás lograrlo. Toma nota:

1. Elabora un presupuesto. Este es el primer paso para organizar tu situación financiera. Debes apuntar todos tus ingresos y tus gastos en orden de importancia, de mayor a menor. De esta manera, podrás ver más claramente el dinero del que dispones y los gastos que son prescindibles y que deberías recortar (los que aparecen en último lugar de la lista, que son los menos importantes).

2. Controla los gastos. Un truco para que tomes conciencia de si estás respetando el presupuesto consiste en ir apuntando tus gastos diarios. Existen algunas herramientas y aplicaciones móviles que te pueden ayudar en esta tarea. La tecnología será tu aliada para superar la cuesta de enero.

3. Pon orden en tus deudas. Analiza los préstamos que tienes y los gastos que has realizado con las tarjetas de crédito para que identifiques aquellos que tienen tipos de interés más elevados y dañinos para tus finanzas. Intenta ordenar tus deudas realizando un pago total o parcial de algunas de ellas para recortar el monto adeudado o bien aplazando parte de ellas si es que necesitas más holgura, de modo que no se transformen en una carga que deje tus cuentas "sin oxígeno".

4. Analiza tus facturas. El mes de enero es un buen momento para comprobar qué productos y servicios son prescindibles. Revisa las facturas y recibos que has abonado a lo largo del año y da de baja todo lo que no utilices y no sea indispensable para tu día a día.

5. Gestiona la tentación de las rebajas. Otro de los factores que inciden en que enero sea un mes duro en términos financieros son las rebajas. ¿Qué puedes hacer ante ellas? Lo más recomendable es que fijes una partida de dinero para gastar en esta época y hacer una lista de cosas que realmente necesitas comprar. Si te ciñes a este listado, evitarás caer en la tentación de las "oportunidades".

Otro truco consiste en pagar en efectivo porque tus gastos son más tangibles y sabrás que cuando se terminen los billetes de tu presupuesto, no podrás comprar nada más.

6. Resta el ahorro en cuanto te paguen. Cuando hayas realizado el presupuesto, podrás ver cuánto dinero puedes destinar al ahorro. Para cumplir con tu objetivo, intenta separar una cantidad fija cada mes, justo el día que te paguen. Puedes informarte de productos de ahorro como los PIAS de AXA, que facilitan el ahorro periódico.

7. Caprichos sí, pero de vez en cuando. ¿Estás acostumbrada a ir al cine todos los fines de semana? Pues ahora toca hacerlo cada dos o tres semanas. Y si eres de las que prefiere comer fuera de casa, opta al menos un par de días por cocinar y preparar fiambreras para llevar al trabajo. Recortando estos "gastos hormiga", que son pequeños pero tienen un gran impacto en tu presupuesto, lograrás tener las cuentas más saneadas.

Como ves, la cuesta de enero es una consecuencia directa de la falta de planificación financiera que arrastras desde diciembre y noviembre. Si crees que es necesario, puedes pedir asesoramiento profesional de AXA en protección financiera, de confianza y gratuito, para ayudarte a ahorrar. Plantéate la meta de poner fin a este desorden en tus finanzas personales planificando tus gastos con algunos meses de antelación -incluso desde septiembre- para que la cuesta de enero sea tan solo un lejano recuerdo. Sin duda, este debería ser uno de los buenos propósitos que te plantees para este nuevo año, ¿no te parece?

Publicidad

 

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí