5 claves para gestionar un conflicto laboral

Martes, 30 Septiembre 2014

1404-not-conflicto-laboralUna de las principales causas de la desmotivación laboral y baja productividad de los empleados en las empresas es el clima laboral. Más concretamente, el causante es el clima laboral negativo o lo que es lo mismo, la existencia de conflictos profesionales entre los empleados. Se trata de una situación habitual en las compañías a la que sin embargo no siempre se presta la atención necesaria. Al respecto, pueden tomarse varias medidas que pueden venir dadas desde la propia compañía u organización, o de forma más concreta y proactiva, desde los propios empleados afectados por esta situación.

¿Alguna vez te has visto inmersa en un conflicto laboral? ¿Quieres saber cómo puedes gestionarlo? En esta ocasión nos centraremos en las técnicas más útiles para gestionar un conflicto laboral por ti misma, siendo proactiva al respecto:

Publicidad

1. Determina la naturaleza y los protagonistas del conflicto. ¿Por qué se ha producido? ¿Se debe a diferentes puntos de vista profesionales? ¿Tiene un componente personal? ¿Qué motivó el conflicto? Es importante que localices el origen del mismo, ya que en muchas ocasiones un hecho aislado sin aparente importancia (pero que no hemos sabido solucionar) puede convertirse en el germen de una disputa mucho mayor que habría podido evitarse o atajarse a tiempo.

Localiza las razones y analiza cómo puede ponerse freno a esa situación, busca las diferentes alternativas para solucionarlo y sobre todo, ten en cuenta que el conflicto no solo te afecta a ti, si no que puede haber más personas involucradas y deberás de contemplar también su punto de vista.

2. Evita la negación y la rendición. Los dos métodos más comunes que utilizamos para no afrontar un conflicto son la negación del mismo o la rendición ante el resto de personas involucradas en él, cediendo nuestra opinión y aceptando el otro punto de vista.

Cuando negamos un conflicto estamos queriendo evitar las consecuencias negativas que puede traer vernos involucrados en él. Pero esta opción, lejos de resolver la situación, suele convertirse a la larga en el germen de un conflicto cada vez más complejo. En este caso la negación, se convierte en realidad en una procastinación. Posponer no nos ayudará a resolverlo.

Si nos decantamos por aceptar el conflicto, debemos evitar "tirar la toalla" dando la razón de forma indiscutible a la otra u otras personas que están involucradas. Ceder puede parecer una forma fácil de atajar el conflicto, pero no nos garantiza una buena resolución. Por el contrario, ceder puede alimentar futuras disputas y puntos de fricción.

1404-not-conflictos-negociacion3. Busca el compromiso y la colaboración. La única forma eficaz de resolver un conflicto implica llegar a un acuerdo y punto común entre las dos partes del mismo. En este punto deberás armarte de valor. Nadie dijo que resolver un conflicto fuese tarea fácil, por ello, deberás de buscar la colaboración y compromiso, cediendo en algunos aspectos, y liderando en otros. Dos recomendaciones que debes tener en cuenta en este caso:

- Escucha la visión del resto y evita juzgar precipitadamente. Cuando existe un conflicto entre empleados cualquier frase o expresión puede malinterpretarse, por ello, evita responder en el mismo tono o discutir innecesariamente. Escucha de forma objetiva las razones del resto, puede que de esta forma descubras puntos comunes de los que puede surgir el acuerdo.

- Expresa tu punto de vista. No dejes de poner sobre la mesa tus propias necesidades y apreciaciones. ¿Qué te ha hecho sentir incómoda de este conflicto? Exprésalo con empatía, y lograrás que entiendan tus razones.

4. Echa mano de algunas herramientas útiles. La empatía, la asertividad, el control de las emociones o evitar el ataque (o que el resto de personas involucradas se sientan atacadas), son algunas de las herramientas que necesitas llevar contigo en el proceso de resolución de un conflicto. Por lo general, la inteligencia emocional en todas sus facetas suele ser una gran aliada en estos casos.

5. Recurre a un mediador o escala el problema. Cuando el conflicto no puede resolverse, bien porque no existe acuerdo entre las dos partes, o bien cuando una de ellas no tiene intención ni siquiera de negociar, deberás recurrir a alguien superior en la empresa. Escalar el problema te ayudará a que la compañía sea consciente de la situación, os ayude a solucionarla, y en última instancia o en caso de no resolución, establezca medidas para evitar este tipo de situaciones en el futuro.

¿Te encuentras en medio de un conflicto laboral? Pon en práctica estos consejos y recuerda una cita de Juan Luis Vives: "La primera condición para la paz es la voluntad de lograrla".


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:


Artículo redactado por Marta Cáceres

marta caceres-bio
Marta Cáceres es Communication Specialist & Blogs Coordinator en Womenalia    
mcaceres@womenalia.com

Puedes seguirle en WomenaliaTwitterLinkedIn

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí